El CSIC libera la comercialización de tres variedades de uva de Cangas

Carmen Martínez (centro), con los miembros del equipo de investigación de viticultura del CSIC

Carmen Martínez (centro), con los miembros del equipo de investigación de viticultura del CSIC. Foto: E. C.

Después de cinco años de venta restringida, todo viticultor podrá adquirir plantas de albarín blanco, verdejo negro y albarín negro.

Tras casi dos décadas de investigación para identificar y recuperar las variedades autóctonas de uva, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) inició en 2007 la comercialización de albarín blanco y verdejo negro de forma restringida. Los viticultores debían registrar su solicitud y recibían un máximo de cien plantas. Estas limitaciones han llegado a su fin. Desde este año, ambas variedades estarán a disposición de cualquier interesado y «pronto vamos a vender también albarín negro».

Así lo anunció Carmen Martínez, responsable del equipo de investigación de viticultura del CSIC, que tiene en los viñedos de Cangas del Narcea, única región de España en la que desarrolla la viticultura de montaña o heroica, uno de sus campos de ensayo.

El cultivo de estas variedades no es exclusivo de altitudes superiores a los 700 metros. No obstante, «son variedades muy adaptadas a esas condiciones climáticas y de suelo y ahí producen unos vinos muy especiales, de una calidad muy buena y con unas características diferentes a todo, con una riqueza aromática enorme», explicó Martínez.

Por eso, considera que la libre comercialización de estas variedades puede contribuir a aumentar la superficie de viñedo del Suroccidente y, por extensión, la producción del Vino de Calidad de Cangas. Y esto no sólo tendrá beneficios inmediatos: «Pensamos que la viticultura heroica tiene futuro y puede ayuda a fijar población en los núcleos rurales, porque en algunos es el único cultivo que se puede dar, debido a que son zonas muy escarpadas, con terrenos muy pobres».

De hecho, además de la obtención de datos climáticos y biológicos, el CSIC ha desarrollado en los últimos años un intenso trabajo de divulgación de la viticultura de montaña entre profesionales e, incluso, escolares: «Les explicamos la importancia que tiene su viticultura, que sólo representa un 5% del sector en el mundo, lo distinta que es y que ahí puede estar su futuro».

Vía El Comercio.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.