Construirán una isla en forma de rosca para almacenar energía

Bélgica planea construir una isla artificial en el mar del Norte a 3 km de la costa del país para almacenar energía eólica

Bélgica planea construir una isla artificial en el mar del Norte a 3 km de la costa del país para almacenar energía eólica.

Tiene agua, arena y brisa y no es un paraíso turístico. Se trata de la isla en forma de dona, o rosca, que quiere construir Bélgica para producir y almacenar energía eólica.

El país europeo persigue desde hace un tiempo el objetivo de eliminar gradualmente su producción de energía nuclear.

Esta finalidad cobró importancia a nivel mundial a partir de la crisis de la central de Fukushima, en Japón, luego de que una central se saliera de control tras el terremoto y tsunami que afectaron la isla.

Entre las posibles alternativas para lograrlo, producir energía eólica parece ser una de las más convenientes.

Las ventajas que ofrece extraer energía del viento son evidentes.

Es un recurso abundante, renovable, limpio y ayuda a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero al remplazar las centrales termoeléctricas que funcionan con combustibles fósiles.

Pero tiene un gran inconveniente: no se puede obtener bajo demanda. Su producción depende enteramente de las condiciones climáticas.

“Gran parte de la energía que producen nuestros molinos de viento se pierde cuando la demanda de electricidad no es consecuente con la producción”, explicó Johan Vande Lanotte, ministro del Mar del Norte en Bélgica durante la exposición del proyecto en el puerto belga de Zeebrugge.

En el mismo evento, Lanotte explicó la naturaleza de la solución: una isla artificial en el mar del Norte a 3 km de la costa belga, destinada únicamente a producir y almacenar energía eólica.

La idea de este proyecto es que la energía producida por molinos de viento que no se utilice se emplee para alimentar una turbina de agua ubicada en el centro de la isla (por eso la forma de rosquilla).

Según los impulsores del proyecto, se estima que el proceso de construcción tarde aproximadamente unos cinco años.

Mediante la construcción de la isla, Bélgica espera producir 2.300 megawatts en su isla artificial, remplazando significativamente los 3.000 megawatts que producen hoy en día cada uno de los dos reactores nucleares que funcionan en el país. [...]

Vía BBC Mundo. Autora: Jessica Bigio Oosterman.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.