“España necesitará una población científicamente alfabetizada cuando acabe la crisis”

John Allen Paulos. Foto: Archivo Residencia de Estudiantes

John Allen Paulos. Foto: Archivo Residencia de Estudiantes

El matemático John Allen Paulos lleva muchos años luchando contra el anumerismo, una especie de analfabetismo de las cifras que deja a merced de los charlatanes y los poderosos a quienes no saben interpretar los datos.

Las sociedades modernas hicieron mucho por hacer más libres a sus ciudadanos cuando erradicaron el analfabetismo. Sin embargo, hay una laguna que aún deja a las personas a merced de las manipulaciones de los poderosos o los charlatanes. Se trata del anumerismo, la incapacidad para interpretar el verdadero significado de los números y su influencia sobre nuestra vida. John Allen Paulos, profesor de matemáticas en la Universidad de Temple, lleva muchos años tratando de combatir esa carencia. En libros como El hombre anumérico o Un matemático lee el periódico ha logrado transmitir de forma amena la indefensión en que nos encontramos sin una comprensión mínima de los números. En otras obras como Elogio de la irreligión ha tratado de desmontar por medio de la lógica creencias arraigadas que no resisten el escrutinio de la razón.

Por su esfuerzo para divulgar una ciencia que para mucha gente es tan abstrusa como las matemáticas, Allen Paulos ha recibido premios tan prestigiosos como el que otorga la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia por la promoción de la ciencia y la tecnología. Ayer, en la Residencia de Estudiantes de Madridy dentro del ciclo de matemáticas que organiza el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT), el matemático comparó la lógica matemática con la literaria y analizó los errores numéricos más frecuentes en los medios de comunicación. Recién llegado de Sevilla, donde pudo disfrutar de la curiosa propiedad geométrica por la que cada sitio está a cinco minutos de otro, charló unos minutos con Materia.[...]

Hablamos del analfabetismo matemático de la gente común o de los políticos, pero ¿qué me dice de los científicos? ¿Comparten ellos algo de ese analfabetismo?

Depende del área, pero los médicos por ejemplo tienen con fecuencia una base muy pobre en matemáticas. Por ejemplo sobre la interpretación de las pruebas, los médicos son trístemente célebres por hacerlo de forma errónea. Los médicos, como mucha gente, utilizan los números como una decoración para las historias en lugar de para que les proporcionen información, así que no piensan que un número signifique demasiado. En el caso de la medicina, creo que hay muchos médicos que se beneficiarían de tener una base mejor en probabilidad y estadística.

Por ilustrar lo que comento, una vez mi mujer estaba en el médico porque se estaba planteando que se le realizase una pequeña operación. Estábamos hablando con el médico, ella estaba un poco nerviosa, y el médico le dijo que no se preocupase, porque el riesgo de que algo saliese mal era de uno entre un millón. Al poco rato, igual no habían pasado diez minutos, el médico dijo: “No te preocupes, es una operación segura en un 99%”. Y al rato estábamos saliendo por la puerta y dijo: “No te preocupes, normalmente sale muy bien”. Así que pasó de una entre un millón, al 99% a habitualmente, y sin reconocer en ningún momento el absurdo de estar cambiando sus estimaciones en órdenes de magnitud.

¿Este problema se debe a que no se enseña bien en las universidades?

En algunos ámbitos de la academia es común una cierta actitud desdeñosa hacia las matemáticas, en algunas facultades de humanidades. Hay mucha gente que estudia periodismo porque les gusta escribir, pero no les gustan las matemáticas. Y en una historia, hay varias preguntas, como ¿cómo?, ¿por qué? o ¿cuándo?, pero también se debería preguntar ¿cuánto?, ¿cuál es el porcentaje?, ¿se está incrementando o está descendiendo? Responder a todas esas preguntas es necesario para que se pueda entender bien una historia. [...]

Vía Materia. Autor: Daniel Mediavilla.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.