Un jubilado concibe un ladrillo antisísmico al observar una obra

Ladrillo antisísmico

Ladrillo antisísmico.

Andrés Villamarín Mora era uno más dentro del nutrido grupo de los jubilados que acostumbran a observar y comentar el progreso de las obras en nuestros pueblos y ciudades. Hasta que se encendió una bombilla en su cabeza, y el madrileño decidió ir un paso más allá de las simples glosas. Descontento con el tiempo que tardaban los obreros en colocar cada ladrillo cuando levantaban un edificio, resolvió inventar un nuevo tipo.

No se lo dijo a nadie. Se encerró varias horas al día en su cochera durante más de un año hasta que obtuvo un prototipo con el que estaba satisfecho. ¡Eureka!. No sólo había logrado reducir los tiempos de colocación de las piezas en más de un 75%, sino que su ladrillo contaba también con propiedades a prueba de terremotos. [...]

Vía Teknuatas. Autor: David Pérez.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.