Robohand pide ayuda para continuar su labor social

Robohand da sentido al dicho “échame una mano”, y es que este invento de fabricación de una mano de acero que sustituya las extremidades de pacientes que la han perdido, ha ayudado ya a varias personas que se encuentra en esta situación. La Robohand está impresa en 3D con material de plástico PLA y unida y coordinada en sus movimientos por cables que accionan tanto la muñeca como los dedos en cuyas terminaciones lleva unas terminaciones de goma.

La historia comenzó cuando el ebanista sudafricano Richard Van As perdió cuatro de sus dedos mientras trabajaba la madera. Después de intentar reconstruir su extremidad, el presupuesto del procedimiento ascendía a casi 8.000€, algo que se escapaba de su posibilidad. Van As se puso en contacto con Ivan Owen, un diseñador de disfraces para teatro ubicado en washington y especializado en extremidades y con su ayuda y la de la tecnología de impresión 3D, Richard Van As recuperó sus cuatros dedos.

Para este experimento, Markerbot donó 2 impresoras 3D de escritorio Replicator, una para Richard y otra para Ivan por lo que para que este proyecto saliera adelante, se requería el compromiso de trabajo en equipo de los dos. El resultado fue tan satisfactorio que en poco tiempo ambos se dieron cuenta de las posibilidades que ofrecía la impresión 3D y decidieron ponerlas en práctica para ayudar a personas que o bien habían perdido su mano o habían nacido con malformaciones en la misma. [...]

Vía Impresoras 3D.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.