El Peñón salta a la pequeña pantalla

Juan Ramón Lucas, ayer en lo alto del Peñón. El periodista presta su voz y su imagen al documental. :: S. L.

Juan Ramón Lucas, ayer en lo alto del Peñón. El periodista presta su voz y su imagen al documental. :: S. L.

Un equipo de televisión graba en el Peñón de Raíces un documental para Canal Historia sobre el yacimiento arqueológico del Peñón de Raíces. Es un monográfico de aproximadamente cincuenta minutos de duración que mostrará los hallazgos realizados hasta la fecha por el equipo de arqueólogos que ha sacado a la luz restos del antiguo castillo de Gauzón, una fortaleza vinculada a la monarquía asturiana que en realidad comenzó a construirse en el siglo VII, antes de su fundación, en la época visigoda.

J. F. Galán / El Comercio

El documental forma parte de una serie que ahonda en las campañas arqueológicas más relevantes que se están llevando a cabo en España, entre ellas la de Atapuerca. En cada uno de sus episodios la narración se confía a un persona relevante vinculado a a la zona, que además de la voz también presta su imagen. En el caso del Peñón de Raíces, es el conocido periodista Juan Ramón Lucas.

«Es una prueba más de la relevancia de los hallazgos que se han realizado aquí durante los siete años de excavaciones», manifestó Iván Muñiz, codirector, junto con Alejandro Rodríguez, del equipo de arqueólogos. Además de los restos del Castillo de Gauzón, de su muralla y de algunas de sus estancias, también se han recuperado numerosos vestigios que arrojan un poco de luz sobre la Alta Edad Media en Asturias, hasta el punto de que, según Muñiz, podrían dar pie a una «reinterpretación de los orígenes del Reino de Asturias».

Fue allí, en lo alto del Peñón, un promontorio entonces al borde del mar desde el que se controlaba la navegación costeras y los accesos a la ría, donde en el año 906 se forjó la Cruz de La Victoria, tal y como se lee en una de las leyendas grabadas en su reverso. Además de su función militar, «también era un símbolo del poder que ejercían los reyes asturianos», recalcó Muñiz.

El equipo de arqueólogos se encuentra metido de lleno en la séptima campaña de excavaciones. El objetivo es «continuar con los trabajos de recuperación y consolidación de los restos de la fortaleza y del asentamiento situado a su alrededor, y también recopilar nuevo material, pero aún es demasiado pronto para extraer resultados», advirtió el arqueólogo.

Los nuevos hallazgos se sumarían a los realizados en campañas anteriores, que no son pocos. Se han ha recuperado distintos tramos de muralla, de hasta tres metros de ancura, fragmentos de objetos cerámicos y metálicos que utilizaba en su día a día la guarnición del castillo, incluidos restos de armamento, y juegos de ocio, e incluso botones y alfileres que posiblemente formaron parte del atuendo de la nobleza. También fragmentos de madera que se asocian con vigas que podrían haberse utilizado para la cimentación de la muralla y para anclar las piedras, lo que a juicio de los arqueólogos, abre nuevas perspectivas sobre la forma en que se construía en la Alta Edad Media.

Todas las piezas son inventariadas. Algunas ya están expuestas en el Museo Arqueológico de Asturias, y otras entrarán a formar parte de la muestra que se exhibirá en un futuro centro de interpretación.

El fin último es convertir el yacimiento en un elemento turístico «que permita al visitante hacerse una idea de cómo era el Castillo de Gauzón». concluyó Iván Muñiz.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.