Diseñan una ‘piel electrónica’ que pesa menos que una pluma

Un grupo de investigadores ha desarrollado láminas electrónicas extrafinas y ultraligeras que podrían servir para producir imperceptibles sensores médicos o placas solares.

Investigadores de la Universidad de Tokio han desarrollado unas láminas electrónicas de plástico ultraligeras y extrafinas que pueden doblarse, arrugarse, estirarse y adoptar la forma que se desee. La extrema ligereza y la adaptabilidad de este nuevo dispositivo electrónico plantean diversos usos prácticos, como la producción de imperceptibles sensores médicos para monitorizar a un paciente o la fabricación de finísimas placas solares.

La revista Nature publica hoy los logros de este grupo de investigadores, liderado por Martin Kaltenbrunner, que ha conseguido, basándose en los métodos de la electrónica orgánica (que emplea carbono en vez de silicio o cobre como conductores), desarrollar circuitos electrónicos directamente integrados en películas extrafinas de plástico. El resultado es una especie de piel electrónica flexible con la apariencia de un envoltorio de caramelo que puede adaptarse a todo tipo de superficies.

Tiene tan solo dos micras de grosor, es decir, es unas 27 veces más fina que un folio de papel y es más ligera que una pluma. La piel electrónica puede ser doblada y estirada de forma repetida sin romperse, se puede arrugar como si fuese papel y puede funcionar correctamente a temperaturas elevadas y en ambientes húmedos. [...]

Vía Materia. Autora: Teresa Alameda.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.