Chips por un millón de euros

Chips por un millón de euros

Chips por un millón de euros

Dropsens distribuye equipos de análisis en miniatura en 40 países y exporta el 75% de su fabricación como líder de un nuevo modelo productivo para Asturias.

La empresa Dropsens se ha convertido en la primera «spin-off» que, según el catedrático de Química Analítica Agustín Costa, «practica el off». Es decir, que ya ha salido de los edificios universitarios para instalarle en el Parque Tecnológico de Llanera. [...]

David Hernández Santos (34 años) y Pablo Fanjul Bolado (31) son los fundadores de esta empresa, y dos de las caras más reconocibles de la I+D asturiana. Juntos forman la avanzadilla de un sector -el de la miniaturización de los sistemas de análisis- que comenzó en el equipo de investigación en electroquímica de Costa, dentro de la facultad.

La fabricación y venta de diferentes modelos de sensores centran los diferentes departamentos que componen la empresa. Con 5 años de vida empresarial, Dropsens ha lanzado ya varias líneas diferenciadas. Una, de sensores genéricos, nanotecnológica, para que sea «el propio cliente quien haga el desarrollo final según sus necesidades», explica Fanjul, más próximo a las tareas de fabricación. Otra, de chips especializados en el análisis clínico, ambiental o agroalimentario. Como en el resto de las empresas analizadas en esta serie, el desarrollo de Dropsens conllevó un cambio de mentalidad. «Aprender a ser empresarios», explica Hernández, «mientras desarrollamos productos tecnológicos de alto valor añadido». Su equipo de análisis mide poco más «que dos cajetillas de tabaco». [...]

Vía La Nueva España. Autor: Pablo Gallego

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.