Antioxidantes, pero no mágicos

De izquierda a derecha, Ángeles Álvarez (directora de la FICYT), el bioquímico Santiago Grisolía, Graciano Torre (consejero de Economía y Empleo), Enrique Macián (presidente de Du Pont Ibérica) y Francisco Tomás Barberán, momentos antes de la entrega del premio. Foto: Luisma Murias

De izquierda a derecha, Ángeles Álvarez (directora de la FICYT), el bioquímico Santiago Grisolía, Graciano Torre (consejero de Economía y Empleo), Enrique Macián (presidente de Du Pont Ibérica) y Francisco Tomás Barberán, momentos antes de la entrega del premio. Foto: Luisma Murias

Las frutas, las verduras y otros alimentos derivados poseen una notable cantidad de propiedades antioxidantes, pero eso no significa que sean la panacea. El científico Francisco Tomás Barberán realizó ayer esta advertencia en Oviedo con motivo de la recepción del XXII Premio «Du Pont» de la Ciencia, como reconocimiento a sus contribuciones en el campo de la producción de alimentos de calidad y su papel para mejorar la salud humana.

Profesor del CEBAS-CSIC, un centro de investigación agroalimentaria ubicado en el campus de la Universidad de Murcia, Tomás Barberán censuró las estrategias comerciales basadas en atribuir a determinados productos «propiedades curativas que no poseen». Según el galardonado, estos productos no pueden ser considerados el «elixir de la vida» ni cabe confiar en que provoquen la desaparición de las arrugas.

P. Á. / La Nueva España

Francisco Tomás Barberán está considerado un referente a nivel internacional en el campo de los polifenoles de los alimentos, que son responsables de muchos de los efectos beneficiosos para la salud que se asocian al consumo de los alimentos tradicionalmente más recomendados.

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Calidad de vida, Cultura, Naturaleza y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.