Asturias cuenta con las simas más hondas del Atlántico Norte

Apenas unas semanas después de que la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, integrara El Cachucho en la Red de Áreas Marinas Protegidas de España, geólogos de la Universidad de Oviedo han dado a conocer los resultados de uno de los últimos experimentos geofísicos autorizados en la reserva protegida. Tres años de investigación han constatado que la costa asturiana encierra los fondos abisales más profundos de todo el Atlántico Norte, además del primer Área Marítima Protegida de todo el litoral español.

E. Montes / El Comercio

Desde 2010 un equipo de nueve investigadores del departamento de Geología, liderado por la profesora Gabriela Fernández Viejo, trabaja en el proyecto Marcas (Margen Continental Asturiano), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, con el que han podido identificar algunos de los fondos abisales más profundos del Atlántico Norte, como el propio Cachucho, el cañón de Avilés u otros cañones en la costa de Ribadesella.

El estudio ha podido confirmar que «el talud de la costa cantábrica baja de los 200 a los 5.000 metros de profundidad en un tramo muy corto de espacio». Las profundidades abisales detectadas en la costa asturiana superan con mucho los relieves más pronunciados que encontraríamos en la Cordillera Cantábrica, cuyas cumbres más altas en los Picos de Europa alcanzan los 2.650 metros, en el caso del Torrecerredo, o los 2.519 del Urriellu.

Constante actividad sísmica
«La utilización de la sísmica de reflexión nos ha permitido obtener una especie de ecografía del fondo marino», detalla Gabriela Fernández Viejo, quien añade que el trabajo de su grupo ha permitido obtener datos novedosos sobre el trazado de la falla de Ventaniella, que es la que cruza Asturias y León. El profesor Carlos López, por su parte, señala que han analizado en los límites de esa falla «una actividad sísmica persistente, aunque de baja magnitud, que podría dar lugar a leves deslizamientos».

Esta entrada fue publicada en Cultura, Naturaleza y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.