Asturias siembra ecológico

Javier Sánchez en su huerta. Foto Pilar Alonso

Javier Sánchez en su huerta. Foto Pilar Alonso

Más de 300 productores cosechan cultivos orgánicos y la superficie supera ya las 18.200 hectáreas. La región Suma medio centenar de este tipo de comercios.

Los ganaderos y agricultores asturianos buscan alternativas al sector y cada vez son más los que apuestan por la producción ecológica. Hablar de agricultura y de ganadería orgánica es ahora para muchos productores hablar de futuro. Ya superan los 400 los que siembran productos ecológicos y la superficie supera ya las 18.200 hectáreas. Hace años conseguir estas cifras parecía impensable. Basta con echar un vistazo a los datos que maneja el COPAE (Consejo de la producción agraria ecológica del Principado de Asturias): En 1997 eran solo una veintena los que comenzaban a moverse en este negocio desconocido en la región, pero con años de experiencia en países europeos, y sólo ocupaba 26 hectáreas. Entonces eran sólo 17 productores y cuatro industrias las que se dedicaban a esta actividad y se limitaban a cultivos hortícolas, frutales y pastos. Años después se incorporaron los cereales y los primeros ganaderos lo hicieron en el 2000. Fueron cuatro y centraban su producción en la leche. La experiencia debió resultar positiva, ya que con los años, se incorporaron el vacuno de carne y el ganado ovino. Ahora, con datos a 31 de diciembre de 2010, superan ya los 300 y se incluyen además, la ganadería de ovino, de porcino y de equino. También productos como la miel. Hoy son ya 6.506 colmenas y 17 explotaciones.

El crecimiento de este nuevo tipo de cultivo se ha desarrollado de forma lenta y paulatina, hasta que dio el gran salto entre los años 2006 y 2007. El número de hectáreas y de productores se duplicaron. Los que acumulan años de experiencia señalan, como ventajas frente a la producción más numerosa, la sostenibilidad por las técnicas que utilizan y la facilidad para resolver muchos problemas que plantea la producción química. El presidente del COPAE y agricultor ecológico, Javier Sánchez, señala que la principal diferencia entre una y otra, es que la agrícola orgánica tiene prohibido utilizar productos químicos y de síntesis. Ahora mismo, explica, “está legislado e indica lo que se debe usar y lo que no”, y es bastante extenso, “ya que abarca todas las prácticas de cultivo y ganadería”. Además, existe lo que se llama “agroecología”, que es la vertiente científica, en lo que se apoya las bases de esta producción.

Aunque su incursión en el campo fue poco ruidosa, lo cierto es que cada vez son más los que apuestan por esta técnica. En todo este tiempo, también son más los consumidores que “tienen una creencia positiva”. Junto a esto y a que se están implantando cada vez con más fuerza en Asturias, los expertos están convencidos de que “es el futuro”. Ya ocurre en otros países donde prácticamente todos los c ultivos son ecológicos, Por sus características, la huerta ecológica es muy diversificada, de manera que no sólo se centra en un producto en concreto, sino que la oferta es muy amplia. En la huerta de Javier Sánchez cultiva repollos, acelgas, remolachas, calabazas, zanahorias, arbejos, frambuesas, moras y patatas, entre otros productos, Comenzó en 1998, cuando eran muy pocos los que conocían esta técnica y probaban suerte. Hoy puede de decir que ha conseguido vivir de ello, aunque “es un trabajo muy sacrificado, pero la demanda es grande ahora”. De hecho, explica, “ahora mismo no puedo abastecer todo lo que me piden porque hay más demanda”. También cultiva kiwis que “vendo muy bien fuera de Asturias”.

Su precio, en contra de lo que se puedan pensar, “no se dispara en comparación con el resto de productos”. Todo depende de dónde se compra. “Si lo adquieren aquí en mi finca, el coste es menor si se compra en un supermercado”. Sánchez trabaja con la venta directa, desde su huerta en Ribadesella, con tiendas y distribuidores y aún no vende a los supermercados. “En una tienda un kilo de patas ecológicas puede rondar el euros. Pero en mi finca es más barato”, sentencia.

Los comercios inscritos en el Consejo de la producción agraria ecológica del Principado de Asturias (COPAE) a finales de 2010 se acercaban al medio centenar. La mayoría, 39, centran su actividad en la carne y los nueve restantes, en fruta, verduras y otros productos. En cuanto a los elaboradores, por tipo de actividad, la mayor parte son actividades cárnicas (13), seguidas de la miel (ocho), panadería (siete), sidra (seis) y lácteas, tres.

Vía La Voz de Asturias. Autor/a: C. García.

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Calidad de vida, Naturaleza. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.