Biovidrio para reparar tejido óseo

Los huesos poseen una capacidad de regeneración asombrosa tras sufrir daños leves, pero este proceso de sanación natural tiene sus límites. Cuando las fracturas son demasiado grandes, los huesos precisan de asistencia, en ocasiones en forma de tornillos o clavos.

A pesar de los grandes progresos logrados en el campo de la medicina regenerativa, aún sigue vigente la práctica de emplear insertos metálicos para sanar fracturas óseas. Su efectividad es patente a la hora de unir fracturas de gran tamaño y contribuir al desarrollo del hueso, pero implican una segunda operación, tras la sanación del hueso, para retirar los clavos y los agarres de fijación.

Así pues, son preferibles los materiales y los implantes que no precisan de una operación posterior. En ello han trabajado José Ramón Sarasua y Aitor Larrañaga, investigadores del área de Ingeniería de Materiales de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

Estos dos investigadores españoles han estudiado materiales e implantes fabricados con polímeros y biovidrio que pueden favorecer la sanación ósea. Gran parte de sus esfuerzos se dedicó a lograr que estos materiales cumpliesen los requisitos necesarios para su utilización en aplicaciones terapéuticas.[...]

Vía CORDIS.

Esta entrada fue publicada en Biosanitario, Calidad de vida, Energía sostenible, Materiales, Sociosanitario y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.