“Busco materiales innovadores que pueda patentar para China”

La investigadora Vivian Wing-Wah Yam

La investigadora Vivian Wing-Wah Yam.Foto: V. Durruty / P. Guedj (L'Oréal),

Fascinada por los colores desde niña, la química Vivian Wing-Wah Yam se dedica precisamente a jugar con la luz, ya que investiga en nuevos compuestos fotoactivos de aplicación en energías renovables. Su labor ha sido reconocida este año con el premio Mujeres en la Ciencia -la prestigiosa iniciativa conjunta de la empresa L’Oreal y la Unesco-, que recibió el pasado jueves en París junto a las otras cuatro científicas galardonadas.

Wing-Wah Yam, de 48 años, nació y estudió en el Hong Kong británico, pero ahora forma parte de la comunidad científica china, desde su puesto en la universidad de su ciudad natal. Aunque recuerda que la situación actual es de “un país, dos sistemas”, está en sintonía con el impulso dado a la ciencia en China en los últimos años y convencida de que su trabajo, aunque básico, tiene que dirigirse a obtener aplicaciones que se puedan traducir en patentes para su país. “La comunidad académica colabora mucho, pero en Hong Kong el sistema de financiación de la ciencia es propio, separado del resto de China”, recuerda esta científica.

En la química actual, afirma, existe un santo grial, que es la fotosíntesis artificial o ruptura del agua por luz para obtener hidrógeno y oxígeno. “Con la luz se originan pares de electrones y huecos. El electrón reduce el agua para obtener hidrógeno y el hueco oxida el agua para generar oxígeno”. El hidrógeno así obtenido sería el combustible más limpio que se pueda imaginar. Sin embargo, el proceso es poco eficiente y por eso, como hacen tantos otros equipos, en el laboratorio de Wing-Wah Yam se buscan nuevos catalizadores para mejorar el rendimiento de la reacción, catalizadores que se basan en metales.

En los metales se basa también su labor en el desarrollo de diodos emisores de luz (ledes) orgánicos, para hacer sistemas de iluminación de estado sólido muy eficientes y flexibles, que abaratarían considerablemente la factura energética mundial y revolucionarían la arquitectura. También trabaja en células fotovoltaicas orgánicas.

En su enfoque de la investigación pesa la voluntad de patentar. “Nosotros trabajamos con metales pesados, como oro y platino. Mucha gente en muchos países se centra en el iridio, pero yo no”, dice. “El oro y el platino son caros, pero menos que el iridio, y además queremos tener algo que sea patentable”. Explica que Sony ya hace televisiones con ledes orgánicos, pero que es muy caro el proceso de fabricación y que lo más importante al final es tener materiales innovadores, “que puedas patentar para tu país, que no tengas que pagar derechos. Es lo mismo que pasa con los medicamentos, hay medicinas genéricas pero hay otras que tienes que pagar y lo importante es hacer un trabajo original”.

Es investigación básica, sin embargo, porque “necesitamos conocer los mecanismos fundamentales de estos fenómenos”, explica Wing-Wah Yam, durante el encuentro en París, organizado por L’Oreal. Cómo se orientan las moléculas y se empaquetan tiene mucha importancia en la eficiencia final del proceso.

Toda Asia está muy desarrollada en esta área relacionada con el ahorro energético. Y en China, que es gran consumidor de energía, es una de las prioridades principales, asegura.

“Me asombraban las maravillas de la naturaleza”, recuerda Wing-Wah Yam, como explicación de por qué se dedica a la ciencia. Ahora ha evolucionado hacia una actitud más activa, desde la que se plantea ayudar a resolver los problemas importantes relacionados con la energía que tiene el mundo. [...]

Vía El País. Autora: Malen Ruíz de Elvira

Esta entrada fue publicada en Eficiencia energética, Energía sostenible, Materiales y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.