Cetemas investiga en procesos industriales de corte y cilindrado

En España pocos son los centros tecnológicos de la madera que plantean la investigación integrada de estas tres áreas, como es el caso del asturiano, que «cubre toda la cadena de valor monte-industria», explican desde la entidad. Concentran su trabajo en especies de importancia económica en el norte de la Península Ibérica, como son el castaño (‘Castanea sativa’) y los pinos (‘Pinus pinaster’ y ‘Pinus radiata’).

En el caso del castaño, se trata de la «especie más emblemática» de cuantas estudian, indican, ya que es la principal en superficie en el Principado de Asturias y ha sido utilizada tradicionalmente en el norte español para la construcción de edificios y la arquitectura tradicional autóctona. El estado actual de los bosques de castaño asturianos requiere «impulsar la gestión forestal sostenible y una renovación tecnológica que permita el uso de la madera en productos más exigentes», señalan desde el área de Tecnología. Además, la madera de castaño «tiene aptitudes estructurales que deben conocerse y documentarse para, así, difundir el uso de esta madera», agregan.

Tecnología afinada

Según datos de la Dirección General de la Biodiversidad, el volumen de las cortas de pino (‘Pinus pinaster’ y ‘Pinus radiata’) en Asturias es desigual. En la región, la madera de pino se utiliza para embalajes, cilindros para fabricación de cercas y cierres, etc. Es versátil y existe una tecnología afinada para su proceso industrial.

El Cetemas trabaja en la introducción de nuevas tecnologías que permitan valorizar productos de madera que ahora no son comerciales y mejorar la rentabilidad de productos que ya están en el mercado. En Asturias, según el Inventario Forestal para Asturias hay unas 19.500 hectáreas de ‘Pinus Radiata’ y ‘Pinus sylvestris’ y unas 16.000 hectáreas de ‘Pinus pinaster’. En el caso del castaño, hay 77.200 hectáreas de monte bajo con este árbol como especie principal y unas 46.300 de castañares con presencia de otras frondosas, como robles y abedules.

La producción de madera se adapta a distintos destinos: biomasa, celulosa, madera estructural y de apariencia, principalmente. La madera de apariencia y la estructural tienen «requerimientos en propiedades físicas, mecánicas o estéticas más exigentes que la madera destinada a biomasa o celulosa. Por lo tanto, el empleo de prácticas silviculturales correctas (repoblación con material seleccionado, claras, podas, etc.) permite producir material destinado a un uso previamente planificado», señalan desde el equipo.

El centro tecnológico investiga en la definición de modelos de gestión para pinos y castaño, que serán integrados en itinerarios selvícolas fácilmente aplicables por el usuario final. Además, están evaluando cómo influyen las distintas opciones de manejo silviculturales a las características de densidad y rigidez y proponiendo tecnologías innovadoras para predecir la aptitud estructural de las maderas asturianas.

El Cetemas aplica tecnologías  de medición no destructivas, de manera que el material, «ya sea un árbol, una viga, una tabla o un puente», especifican desde el organismo,  permanece intacto durante el proceso de medición.

El centro tecnológico utiliza estos métodos no destructivos para  medir variables como la densidad, la velocidad de propagación de ondas acústicas y de vibración, o el contenido de humedad, entre otras. A partir de estas variables realizan estimaciones sobre propiedades tales como la rigidez, la resistencia estructural o la durabilidad.

Procesos industriales

El uso de estas tecnologías implica «necesariamente» el desarrollo de nuevos métodos de caracterización, puntualizan. El organismo investiga para adaptarlos a la medición de las propiedades de las maderas asturianas y generar herramientas para la mejora o el diseño de procesos «desde el bosque hasta el producto final», explican. Actualmente tienen en ejecución, en colaboración con empresas locales, proyectos industriales para la modernización de los esquemas de corte, el diseño de un control de calidad de secado y la generación de curvas de secado para rollizos destinados a cilindrado.

Vía Innova (El Comercio). Autora: Rosa Valle.

Esta entrada fue publicada en Eficiencia energética, Energía sostenible, Energías limpias y almacenamiento, Renovables y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.