Cómo adaptar un coche de gasolina para que use gas

Kit con los componentes para el cambio al autogás

Kit con los componentes para el cambio al autogás.

Hoy en día, casi cualquier coche de gasolina posterior al año 2001 en España puede ser adaptado de forma sencilla para que funcione con gas. Este cambio no soluciona los problemas ambientales, pero sí que supone contaminar menos y, al precio de la gasolina, resulta bastante más barato.

En el taller mecánico de Ircongas en Méndez Álvaro, en Madrid, llevan cerca de 30 años transformando coches de gasolina para que puedan usar gas. Como cuenta Nacho Pérez, responsable comercial de esta empresa pionera (que al principio se llamaba Flordisa), antes en España existían muchas restricciones y solo estaba permitido en los taxis. Sin embargo, tras diferentes cambios normativos, la opción del gas es ahora una realidad para cualquiera. “El año pasado facturamos cinco veces lo que el anterior y en el comienzo de este vamos por el mismo camino; después de mucho tiempo, parece que esto ha arrancado en España”, asegura.

Sin realizar grandes modificaciones, los coches de gasolina pueden ser adaptados para usar dos tipos de gases: gas licuado del petróleo (GLP) o gas natural comprimido (GNC). El más común es el primero, que también se denomina autogás. Según la Asociación Española de Operadores de Gases Licuados del Petróleo (Aoglp), este combustible genera hasta un 10,9% menos de CO2 que la gasolina y puede contribuir a reducir la contaminación atmosférica en las ciudades, al producir menos emisiones de NOx y partículas. La otra opción es el gas natural, con todavía menos emisiones de CO2, aunque hoy en día resulta más complicado de utilizar para los ciudadanos. “En todos los países con un parque importante de coches de gas, primero se desarrolló el GLP y cuando estuvo maduro este mercado se abrió paso entonces el GNC”, subraya Pérez.

Si bien ya hay marcas que fabrican coches de gas en España, la gran mayoría son para fuera del país y no hay demasiado donde elegir, por lo que la forma más habitual de pasarse a este tipo de combustible es adaptar un vehículo de gasolina. Como explican los mecánicos de este taller, donde realizan los cambios para GLP o gas natural, las modificaciones a realizar en un coche son prácticamente las mismas en uno y otro caso. Una de las diferencias más importantes está en el depósito del gas. El GLP se almacena en estado líquido a unos 10 bares de presión, en un pequeño depósito que cabe en el hueco de la rueda de repuesto y que permite recorrer de media unos 500 km. En cambio, el gas natural comprimido tiene que ir a altas presiones de entre 200 y 215 bares. Su autonomía es menor, por lo que se necesitan varias bombonas grandes y alargados, que resultan más difíciles de ubicar. Con todo, lo que más cambia hoy entre uno y otro combustible son las estaciones donde repostar. [...]

Via Ecolaboratorio. Autor: Clemente Álvarez.

Noticia relacionada:

Avilés estrena un surtidor de gas licuado, alternativa a los carburantes convencionales

El gas licuado de petróleo (GLP) o autogás es un combustible de consumo generalizado en muchos países de la Unión Europea pero que hasta la fecha apenas había sido utilizado por los conductores en España. Pero eso está cambiando debido a los intereses comerciales de las petroleras, por una parte, y a que vez son más las personas que quieren utilizar carburantes más baratos que el gasóleo o la gasolina. El crecimiento del número de estaciones de servicio que venden autogás en España es exponencial y Avilés no se ha quedado al margen de este fenómeno; desde hace semanas, el surtidor ubicado en la avenida de Gijón comercializa el autogás al precio de 74 céntimos por litro, más o menos la mitad de lo que cuesta un litro de gasolina o gasóleo. Es, además, el tercer punto de venta de este producto que abre en toda la región; los otros se hallan en Oviedo y Gijón. La empresa comercializadora del autogás estima que en Asturias circulan unos 300 vehículos impulsados por autogás (son 11.000 en toda España), más los coches particulares que han sido sometidos a la preceptiva adecuación mecánica para quemar gas licuado.

Vía: La Nueva España. Autor/a: F. L. J..

Esta entrada fue publicada en Eficiencia energética, Energía sostenible, Energías limpias y almacenamiento, Logística y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.