Cómo ver un partido de fútbol “de infarto”

Las personas que toleran peor el estrés y la frustración tienen más probabilidades de sufrir un ataque cardiaco cuando ven un enfrentamiento deportivo de máxima rivalidad.

Los partidos de fútbol de máxima rivalidad y los momentos más tensos del propio encuentro elevan el riesgo de sufrir un infarto cardiaco en las personas que padecen del corazón. Este año 2011 se han disputado varios de estos encuentros y la Sociedad Española del Corazón (SEC) ha creído conveniente difundir una serie de recomendaciones para afrontar estos eventos con la mayor serenidad posible, a fin de prevenir los infartos. ¿Cómo hay que ver un partido de fútbol cuando se sufre una enfermedad cardiovascular? El cardiólogo Ramón Bover expone los principales consejos de la SEC. [...]

Las personas que saben que padecen del corazón y que viven de manera muy intensa los encuentros deportivos pueden reducir el riesgo de sufrir un episodio cardiaco si siguen las recomendaciones que la SEC ha emitido en forma de decálogo. Entre ellas, Ramón Bover destaca algunos puntos. Para empezar, los pacientes deben tener bien controlada su tensión arterial, el nivel de colesterol o de azúcar en sangre. Durante el partido, deben levantarse con más frecuencia de lo habitual y pasear para romper la dinámica del estrés continuo.

Otras recomendaciones son: evitar beber alcohol, ya que aumenta la presión arterial, y fumar -si bien ambas costumbres deberían evitarse siempre o, al menos, no incrementar su consumo- e intentar mantener la tranquilidad en momentos de máximo estrés y durante las jugadas más importantes, como los momentos de gol y cuando se prevé que no va a ser posible. En caso de tener síntomas, se aconseja no ver estas jugadas.

Estos pacientes con factores de riesgo o con enfermedad cardiovascular establecida deben estar expectantes a síntomas como dolor en el pecho y sensación de ahogo o dificultad al respirar, de sobra conocidos por los pacientes. Por esta razón, a las personas que ya se saben vulnerables, “se les aconseja que tengan el número de emergencias a mano”, expone el experto. Otra recomendación es intentar verlo desde casa y con familiares, en lugar de hacerlo solo, en un bar o en el campo de fútbol. “El estadio tiene el condicionante de que el estrés del ambiente es mayor, ya que es más difícil desconectar, porque no se puede ir a otra habitación ni realizar otra actividad y hay más tensión emocional porque toda la gente que está en el campo se centra en lo que sucede en él”, explica Bover.

Ver el partido en un ambiente más familiar resulta menos agresivo que hacerlo en un estadio, además de evitar coger frío, que provocaría problemas en las arterias coronarias de algunas personas, según informa este cardiólogo. En cuanto a la forma de seguirlo, aunque no se dispone de datos sólidos que permitan afirmarlo, puede ser más beneficioso escucharlo por radio que verlo, ya que solo mirarlo aumenta el nivel de estrés.

Por último, si se sabe que una persona ya tiene una angina de pecho o ha sufrido otro problema cardiaco atribuible a un evento deportivo -muy poco frecuente y difícil de determinar-, lo recomendable es que evite todas las situaciones que le causen estrés -entre ellas ver un partido- y que siga las medidas preventivas anteriores en caso de que decida verlo, a pesar del riesgo que entraña.

Vía Consumer. Autora: Clara Bassi

Esta entrada fue publicada en Biosanitario, Calidad de vida, Sociosanitario y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.