Creación de un sistema de alerta rápida contra desprendimientos

Detector de desprendimientos

Detector de desprendimientos. Foto: TUM

El alpinismo es una de las experiencias más intensas del mundo, pero también de las más peligrosas debido al aumento de la cantidad de desprendimientos provocados por el cambio climático. Debido al elevado coste y a la cantidad considerable de personal necesario para controlar las zonas de riesgo, la cobertura prestada es insuficiente. Un equipo de científicos de Alemania se dispone a cambiar la situación gracias al desarrollo de un sistema barato para controlar laderas, evaluar cambios y generar alertas rápidas en poblaciones situadas en zonas de riesgo de corrimiento de tierras. El sistema es fruto del proyecto alpEWAS («Sistema de alerta rápida para laderas alpinas») y cuenta con distintas tecnologías que permitirán a los geólogos conocer mejor estos fenómenos naturales mediante mediciones continuas.

Las masas inestables de tierra de los Alpes y de otras regiones alpinas han sido objeto de estudio desde hace años. La comunidad geológica presta una atención especial a las precipitaciones en forma de nieve o lluvia intensa generadas por causa del cambio climático, fenómenos éstos que ablandan el sustrato y aumentan el peso que soporta.

La dificultad desde una perspectiva científica no estriba en distinguir las laderas seguras de las peligrosas. Muchas zonas inestables lo son desde hace cientos de años. Además, expertos en la materia indican que los restos de deslizamientos pasados delatan la ubicación de zonas de riesgo y que existen registros que desvelan laderas amenazadas en zonas alpinas.

Los métodos para detectar corrimientos incluyen la inserción de sondas mediante perforaciones y la medición de puntos marcados en la superficie. No obstante, la instalación de este tipo de dispositivos no es en absoluto barata y obliga a los geólogos a realizar inspecciones a distintos intervalos que aportan una información de baja resolución sobre lo que ocurre en el interior de la ladera.

Ahora bien, geólogos de la Universidad Técnica de Múnich (TUM) y de la Universidad Militar de Múnich (Bundeswehruniversität) han logrado importantes avances en el diseño de geosensores. Además los han combinado con programas informáticos de observación para crear un sistema de alerta rápida económico y flexible. Si salta la alarma en este sistema, expertos en seguridad tienen tiempo de apuntalar la ladera, redirigir el tráfico o evacuar a los habitantes.

Otra ventaja que poseen es que se pueden enterrar en distintos puntos. «Simplemente llenamos los pozos de sondeo con cable coaxial básico, como los que se utilizan en instalaciones de antena por ejemplo», explicó el profesor de Geología e Ingeniería de la TUM Kurosch Thuro. [...]

Vía CORDIS

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Naturaleza, Seguridad laboral, Turismo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.