Cuando los robots hablan entre ellos

Héctor García y Natalia Rodríguez prueban uno de sus robots en el laboratorio

Héctor García y Natalia Rodríguez prueban uno de sus robots en el laboratorio. Foto: Infobótica research group

Un grupo de investigadores desarrolla un programa para que máquinas como una aspiradora y una fregona coordinen sus labores.

El avance de la integración de las nuevas tecnologías aplicadas al hogar, como la robótica y la domótica, es el objetivo que persigue el Infobótica Research Group, un colectivo de investigadores, ubicado en el campus de Mieres, que desarrolla un proyecto para crear un protocolo universal y abierto que permita a los robots comunicarse entre ellos, a pesar de proceder de distintos fabricantes.

La iniciativa, denominada «DH Compliant», se inició hace año y medio y está próxima a finalizar. En las últimas semanas, se han realizado con éxito pruebas con los prototipos de las empresas y entidades colaboradoras, donde se integran Domótica Da Vinci, Ingenium, Fundación Cardif, Movirobotics y la Universidad de Sevilla. Ahora, el grupo afronta su fase final con la difusión del proyecto y la implementación de nuevas funciones.

La investigadora Natalia Rodríguez es una de las personas que más se ha implicado con esta iniciativa. Para explicar su funcionamiento, Rodríguez pone el ejemplo de los robots fregona y aspiradora, que actualmente se encuentran en el mercado. El objetivo es que ellos se comuniquen y se informen del trabajo realizado: «Gracias al sistema, ambos equipos se complementan. Primero funciona la aspiradora y, después, le toca el turno a la fregona, que pasa por el mismo lugar por donde antes estuvo el otro robot».

De este modo, los aparatos detecten las diferentes zonas de la casase y se evita que choquen, «pero también podemos hacer que se coordinen y que, incluso se les impongan patrones de funcionamiento, aprovechando las ventajas de la domótica del hogar».

Otro aspecto en el que también trabajan los investigadores de Infobótica Research Group es el aprovechamiento energético, que formará parte de una segunda fase del proyecto. «Estudiamos cómo hacer que los electrodomésticos de la casa, la nevera o la lavadora, así como los robots domésticos, se integren y hagan un consumo eficiente de los recursos», asegura Natalia Rodríguez. [...]

Vía: La Nueva España

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Eficiencia energética, Energía sostenible, Sociosanitario y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.