Demuestran que los urogallos utilizan el espacio y los recursos en función del sexo

Pluma de urogallo macho. Foto cedida por Mario Quevedo.

Pluma de urogallo macho. Foto cedida por Mario Quevedo.

Investigadores de la Universidad de Oviedo han demostrado que las hembras y los machos de urogallo cantábrico utilizan el territorio de forma diferenciada. Han utilizado técnicas de espectrometría de masas para analizar las plumas perdidas durante la muda y recogidas en los bosques montanos de la Cordillera Cantábrica, lo que  les ha permitido definir la dieta seguida durante la muda.

Plumas de urogallo recogidas durante el trabajo de campo. Foto cedida por Mario Quevedo

Plumas de urogallo recogidas durante el trabajo de campo. Foto cedida por Mario Quevedo

UCC+i FICYT / Oviedo – Si bien existían estudios previos que indicaban que durante la cría de los polluelos de urogallo -un proceso simultáneo a la muda de los machos y previo a la de las hembras- se producía una segregación espacial, “hemos podido demostrar mediante observación indirecta que machos y hembras ocupan lugares de características bien diferentes durante la muda y crianza de los pollos, y que lo hacen posiblemente para consumir alimentos distintos”, explica Mario Quevedo De Anta, coautor del estudio.

Así, mientras que tras el apareamiento los machos permanecen en las zonas interiores de los bosques donde se encontraron con las hembras, estas últimas  ocupan zonas boscosas situadas a mayor altura donde encuentran micro-hábitats que concentran una mayor diversidad de especies arbóreas y de insectos donde criarán a los polluelos.

“Cuando empezamos a recoger plumas de urogallo, el objetivo era confirmar el uso diferenciado del espacio y los recursos entre machos y hembras de la especie, pero además, el análisis de las plumas ha arrojado un resultado no esperado”, afirma Mario Quevedo.

Y es que los principales valores de isótopos estables (átomos del mismo elemento con distinta masa, que pasan del alimento al organismo del animal y se depositan en el plumaje) son distintos no sólo entre machos y hembras, sino que difieren en función de las especies vegetales dominantes en cada zona en la que encontraron plumas. Tal y como explican los autores del estudio, los resultados obtenidos en el análisis de isótopos estables que arroja la espectrometría de masas implican que los individuos eligen un espacio determinado y son fieles a él durante la muda.

Nueva forma de observación
Tal y como señalan los autores del trabajo que publica Journal of Ornitology, “No tenemos constancia de que el análisis de isótopos estables de las plumas se haya aplicado anteriormente al estudio de aspectos relacionados con el urogallo o con otras aves herbívoras. Y la forma de trabajar en el campo, consistente en la recogida de plumas, afirman,  reduce las molestias a las aves asociadas a las técnicas directas de observación y a otras acciones que impliquen la captura y manipulación de los individuos. Como subraya Mario Quevedo, “la observación indirecta nos permite conocer mejor su comportamiento y otros aspectos sin molestar a las aves, lo que es fundamental al tratarse de una población amenazada y poco conocida como es el urogallo cantábrico”.

Una vez efectuada la espectrometría en los laboratorios de la Universidad de California Davis (EEUU), se obtienen los resultados de las formas isotópicas dominantes, que permiten relacionar especies arbóreas con la alimentación de las aves durante la muda, y concluir que formas isotópicas del carbono y el nitrógeno halladas en las plumas se corresponden con las presentes en las especies vegetales dominantes en el territorio en que han sido encontradas. En palabras de Mario Quevedo, “las plumas de hembras recogidas en abedulares arrojan resultados distintos a las halladas en robledales, por ejemplo. Y es llamativa la variedad entre unas hembras y otras a la hora de elegir el lugar y el tipo de especie predominante en su alimentación durante la muda”.

Referencia bibliográfica
Blanco-Fontao B.; Obeso J. R.; Bañuelos M. J.; Quevedo M. “Habitat partitioning and molting site fidelity in Tetrao urogallus cantabricus revealed through stable isotopes analysis”. Journal of Ornitology 153: 555-562. DOI 10.1007/s10336-011-0776-0

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Cultura, Naturaleza y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.