La dieta de los lobos abarca apenas el 1% del ganado en Alemania, según un estudio

Lobo

Lobo. Foto: Stefan Seidel.

Los lobos han vuelto a Alemania, pero los ganaderos no tienen que preocuparse por que estas criaturas ataquen a su ganado y se lo coman. Según una nueva investigación, menos del 1 % de los animales de granja forman parte de la dieta de estos animales. El estudio, publicado en la revista Mammalian Biology, indica que los lobos no se arriesgan a enfrentarse con perros guardianes ni con objetos peligrosos que se interpongan a su alimento.

Los autores, zoólogos del Instituto de Investigación Senckenberg, en Görlitz (Alemania), examinaron los hábitos alimentarios de los lobos durante los primeros ocho años desde su reaparición. Analizaron lo que comen en la actualidad y también posibles cambios en sus hábitos alimentarios ocurridos con el paso de los años. Sus resultados apuntan a que los lobos poseen una capacidad elevada de adaptación para cubrir sus necesidades alimenticias.

En Alemania dejó de haber lobos durante muchos años, pero ahora están regresando lentamente . « El aspecto que suscitaba mayor polémica desde su vuelta a Alemania habían sido sus hábitos alimentarios, por lo que decidimos examinar en profundidad la dieta de los lobos llegados a la región de Lusacia hace más de diez años», informó Hermann Ansorge, jefe del Departamento de Zoología del Museo de Historia Natural Senckenberg de Görlitz. «Estudiamos qué componía la dieta de los lobos y si se habían producido cambios desde su reaparición en el este de Alemania.»

Los autores recabaron más de 3 000 muestras de excrementos de lobo y buscaron restos no digeridos de sus presas, como huesos, pelaje, pezuñas y dientes. Sus datos muestran que los ungulados salvajes representaron más del 96 % de las presas de los lobos. La mayoría de ellas eran corzos (55,3 %), seguidos por venados (20,8 %), jabalíes (17,7 %) y liebres (casi el 3 %).

Menos del 1% de las presas identificadas pertenecían a ganado, aseguró Ansorge, quien añadió: «Siempre que las ovejas y demás animales de granja estén bien protegidos y la cantidad de animales salvajes sea suficiente, los lobos no se arriesgarán a enfrentarse con perros guardianes ni a saltar vallas eléctricas. Queríamos esclarecer por qué y en cuánto tiempo había cambiado la dieta del lobo en Sajonia.» [...]

Vía CORDIS

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Calidad de vida, Naturaleza y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.