El desarrollo económico cambia las dietas

Dos mujeres cortan tallos de arroz en un campo de cultivo en Aceh Besar, Banda Aceh (Indonesia), el 16 de octubre de 2009

Dos mujeres cortan tallos de arroz en un campo de cultivo en Aceh Besar, Banda Aceh (Indonesia), el 16 de octubre de 2009. Foto: EFE/Hotli Simanjuntak.

El desarrollo económico aminora el ritmo de crecimiento de la población pero también acarrea cambios en las dietas humanas que incrementan la demanda de tierra para la producción agropecuaria, según un estudio que publica hoy Proceedings of the National Academy of Sciences.

Un equipo encabezado de investigadores encabezado por Thomas Kastner, de la Universidad Groningen en Holanda, del que formó parte la mexicana María José Ibarrolla Rivas, estudió el uso de las tierras para el sustento de las dietas prevalentes entre 1961 y 2007.

“La provisión de alimentos es un requisito para el funcionamiento de la sociedad humana”, señalaron los expertos, para quienes “la tierra cultivable, donde se producen los alimentos y la ración para el ganado, es el recurso central que limita la producción de alimentos”.

Desde el surgimiento a mediados del siglo XX de la producción agropecuaria a gran escala esta actividad ha sido responsable de los mayores impactos ambientales de la humanidad, según el estudio.

La producción agropecuaria consume la mayor parte del uso humano de agua dulce y tierras, causa la mayor apropiación de biomasa y la alteración de los ciclos globales del nitrógeno y el fósforo, y genera “una contribución significativa al consumo de energía y las emisiones de gases que calientan la atmósfera”, recuerdan los científicos.

El artículo señala que la cantidad de tierras agrícolas necesaria para alimentar a una sociedad depende del número de habitantes, el tipo de dieta y la producción de alimentos por unidad de tierra.

“Con el desarrollo socioeconómico disminuyen las tasas de crecimiento de la población y cambian las dietas con un incremento típico del consumo de proteína animal, aceites vegetales, frutas y verduras, en tanto que los almidones se hacen menos importantes”, agregó. [...]

Vía Efe verde.

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Biosanitario, Calidad de vida, Sociosanitario y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.