La Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad movilizará a los sectores vinculados a la investigación y el tejido empresarial de la comunidad para optar al máximo de proyectos europeos posible en los próximos años. El punto de partida para definir los ámbitos estratégicos en los que se volcará la I+D+i regional ha comenzado hoy con la reunión de los grupos de trabajo -integrados por más de una veintena de instituciones, agentes científicos y empresas- que se encargarán de evaluar y decidir, antes de final de año, qué dos grandes retos en materia de investigación e innovación puede abordar Asturias de cara a 2030 y qué tipo de proyectos tendrán prioridad.

Las propuestas que se impulsen darán cobertura a todo el ecosistema científico y empresarial, con especial atención a pymes y a empresas con capacidad tractora en el ámbito de la innovación. El consejero Borja Sánchez ha señalado que uno de los dos retos científicos (o misiones) tendrá como epicentro la economía circular, la transición energética y la sostenibilidad, mientras que el otro concentrará las acciones en biomedicina, biotecnología y alimentación, incluyendo el agua dulce. Las tecnologías de la información y la comunicación se incorporarán también como elementos transversales.

Los grupos de trabajo que decidirán las líneas de proyectos para competir en Europa están formados por representantes de las consejerías de Infraestructuras, Hacienda, Presidencia y Desarrollo Rural, entre otros departamentos de la Administración; la Universidad de Oviedo, los organismos de investigación, los centros tecnológicos y el sector empresarial.

En esta primera reunión han participado más de cuarenta personas en representación de la Universidad de Oviedo, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Idepa, Ficyt, Finba, Serida, Idonial, Cetemas, Asincar, CTIC, Fundación de Investigación Oftalmológica Fernández-Vega, Fade, Hunosa, ThyssenKrupp, Capsa, Dropsens y Asturhealth, entre otras. En una segunda fase se incorporarán nuevos agentes sociales y empresariales.

Durante la sesión, se ha realizado una puesta en común de ideas y se han distribuido los grupos de trabajo. El objetivo es que antes de que finalice el año se determinen tanto la estrategia concreta de cada misión como los proyectos en los que se podrá trabajar.

El titular de Ciencia ha confiado en que Asturias pueda intentar competir en Europa al menos con una docena de propuestas concretas en cada una de las misiones, que repercutan directamente en la mejora de la comunidad autónoma.

El programa de Misiones de Investigación e Innovación de la Comisión Europea se enmarca en el Horizonte Europa 2021-2027 y cuenta con más de 90.000 millones para financiar proyectos. El propósito general es focalizar la investigación, la innovación y las inversiones hacia la resolución de problemas de la economía y la sociedad de Asturias, así como estimular el crecimiento, el empleo y la colaboración público-privada entre diferentes sectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.