El secreto de los ojos del calamar gigante

Los ojos del calamar gigante son más grandes de lo que se podría esperar

Los ojos del calamar gigante son más grandes de lo que se podría esperar.

Aunque el calamar gigante, por su gran tamaño, cuenta con órganos que también pueden merecer el calificativo de “gigantes”, sus ojos sobrepasan de manera llamativa las dimensiones que cabría esperar que tuvieran, y ello ha intrigado durante mucho tiempo a la comunidad científica. Evolutivamente, no tendría sentido que un animal desarrollase ojos tan grandes sin un buen motivo práctico.

Ahora, un nuevo estudio parece haber dado con la explicación para este enigma.

En principio, para ver en un entorno con bajo nivel de luz, como el de las profundidades marinas, tener ojos grandes es mejor que tener ojos pequeños, simplemente porque los grandes captan más luz. Sin embargo, las propiedades ópticas del agua restringirán severamente la distancia máxima a la que se pueden distinguir las cosas.

Usando cálculos complejos, el equipo de Dan-Eric Nilsson de la Universidad de Lund en Suecia, ha descubierto que para los animales que viven en el agua, no vale la pena tener ojos mucho más grandes que una naranja. Para ver a las presas potenciales es suficiente con ojos de ese tamaño. Tener ojos más grandes sólo mejoraría un poquito la visión, pero, en términos de costo metabólico, construir y mantener los ojos tiene un alto precio.

Los ojos de las enormes ballenas no tienen mucho más de 9 centímetros de diámetro, lo que concuerda con esa tendencia. ¿Por qué entonces los calamares gigantes tienen ojos de 25 centímetros?

Usando un modelo matemático de visión subacuática, los investigadores pusieron a prueba los beneficios de tener ojos muy grandes para una amplia gama de tareas bajo varias condiciones de iluminación. Estos análisis mostraron que los ojos muy grandes no son mucho mejores que los pequeños a menos que uno quiera ver algo que de por sí es muy grande, como una ballena… Ese es el motivo del gran tamaño de los ojos del calamar gigante. A la bestia marina le son de utilidad, porque es lo bastante fornida como para evitar ser cazada por un cachalote si lo divisa a tiempo. Para otros animales, todo intento de escapar puede ser inútil, aunque lograsen detectar a la ballena desde la misma distancia que logra hacerlo el calamar gigante. [...]

Vía NCYT

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Naturaleza y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.