Etiquetado más seguro para alérgenos

Etiquetado de productos

Etiquetado de productos. Foto: Shannon

Las personas con alergia están protegidas por ley con una directiva que incluye un listado con los 14 alérgenos alimentarios que desencadenan la mayor parte de las reacciones. Según las condiciones de la normativa, es obligatorio indicar en la etiqueta de los alimentos los grupos responsables de la mayoría de las alergias en la población. Por motivos de seguridad en su consumo, estos alérgenos deben declararse de manera obligada en la etiqueta o identificación del producto.

Los 14 alérgenos que deben citarse de forma obligatoria en las etiquetas cada vez que se usen en la fabricación de un producto se clasifican en alimentos de origen vegetal y de origen animal. Los primeros incluyen cereales con gluten, como trigo, centeno, cebada, avena, espelta (variedad de trigo de grano más tostado), kamut (una variedad de trigo que, para algunos, es la más antigua y de la cual procede el resto) o sus variedades híbridas y sus productos derivados. Hay algunas excepciones, muy utilizadas en la industria, como jarabes de glucosa a base de trigo, incluida la dextrosa, maltodextrinas de trigo y jarabes de glucosa obtenidos de la cebada por la “rotura” (hidrólisis enzimática) de alimentos ricos en almidón. También son una excepción al etiquetado obligatorio los cereales utilizados para elaborar destilados o alcohol etílico de origen agrícola para bebidas alcohólicas, pese a que en ocasiones la harina de estos cereales desencadena el denominado asma del panadero, una reacción alérgica provocada por su inhalación. [...]

Vía Consumer. Autora: Maite Pelayo

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Biosanitario, Calidad de vida y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.