FADE reafirma su reto de incluir la ‘i’ en el currículo de la FP

Más de cien alumnos se han formado como gestores de innovación en el módulo diseñado en el marco del proyecto Innovages XXI.

La Federación Asturiana de Empresarios (Fade) se rearfirma en su reto de llevar la innovación al currículo profesional de la Formación Profesional (FP). Lo asumía al arrancar el proyecto Innovages XXI, iniciativa pionera en el ámbito de la innovación y la FP, y ahora, en el cierre, tiene tangibles para elevar ese reto «a gran escala»: los más de un centenar de gestores de innovación formados en la experiencia piloto desarrollada con éxito en aulas asturianas a partir delmódulo diseñado ex profeso en el marco del proyecto.

Los alumnos se han preparado en la gestión y ejecución de proyectos de innovación, en la toma de decisiones directivas y en la integración del área de innovación con el resto de departamentos de la organización empresarial.

El módulo, de carácter general y transversal, pretende servir para la incorporación de una asignatura de innovación en los estudios de FP. Aporta a los estudiantes unos conocimientos básicos sobre qué es la innovación y cómo afecta a la vida de una empresa, así como varias estrategias que les ayuden a desarrollar la creatividad comofuente de innovación.

Profesionales «estimulados y creativos» que sepan dirigir y gestionar la innovación el día de mañana en las empresas. En este objetivo se ha empeñado el proyecto Innovages XXI, cuyos resultados se presentaron el pasadomartes públicamente en Gijón. La iniciativa ha contado con la colaboración y financiación del Servicio Público de Empleo del Principado de Asturias y del Fondo Social Europeo.

Hacia la gran escala

La introducción de ese módulo de innovación en las más de 80 especialidades de FP, que cursan cerca de 8.000 alumnos, sería un «extraordinario vehículo de difusión de la cultura innovadora en Asturias», de acuerdo con la responsable del Área de Proyectos de Fade, María Montes. «Estamos ante el reto de trasladar esta iniciativa a gran escala, introduciendo la innovación como competencia transversal en todos los estudios de FP», agregó.

Este módulo se ha impartido «con éxito», certifica Fade, como experiencia piloto, en el curso del ciclo formativo de grado superior
de Guía, Información y Asistencia Turística de la Escuela Universitaria de Turismo de Asturias. Esta experiencia piloto «nos ha revelado que la innovación incrementa notablemente la motivación e implicación de los alumnos, que han participado activamente en el diseño de proyectos innovadores», constatan desde la agrupación empresarial. La ambiciosameta de Fade sigue siendo integrar la ‘i’ minúscula como asignatura transversal en el catálogo formativo de la Formación Profesional.

El secretario general de Fade, Alberto González, advirtió que «de la crisis saldrán antes y mejor aquellos países y aquellas regiones más dinámicas, luchadoras y emprendedoras, frente a los que sucumben a la inacción y al pesimismo». La innovación constituye una «palanca para el cambio», porque innovar «supone encontrar una oportunidad donde otros sólo ven un problema», añadió.

Por su parte, el responsable de Formación de la patronal asturiana, Alejandro Blanco, presentó las bases para la puesta en marcha de un nuevo sistema de información y orientación,vinculado al proceso de acreditación de competencias adquiridas por la experiencia o por vías no formales de formación. Innovages XXI es el primer proyecto enmateria de innovación que la agrupación empresarial ha abordado con estudiantes de FP. Pretende servir de vehículo para la «incorporación de la innovación a la gestión diaria de las empresas asturianas », en expresión de Fade.

En el marco del proyecto, se han identificado las competencias claves del dinamizador de innovación en la empresa, desde las responsabilidades de dirección y gestión.Para ello, en la génesis de la incitativa se recabó información en más de cien empresas, de cuyas aportaciones se extrajo que «la aplicación práctica de la innovación debe apoyarse n la existencia de personal cualificado para la gestión de este recurso y en la extensión de una cultura favorable a la creatividad y la innovación en todos los niveles educativos».

Cuestionar para innovar

En mayor o menor medida, todos los profesionales deben enfrentarse a su trabajo «de manera creativae innovadora», esto es, «tienen que ser capaces de cuestionar sus certezas, evidencias y rutinas para buscar nuevas soluciones », defienden desde la agrupación empresarial asturiana. En los talleres para fomentar la creatividad impartidos hace unos meses en el piloto a alumnado del grado superior de Guía, Información y Asistencias Turísticas,de la Escuela de Turismo de Oviedo surgieron ideas innovadoras «excelentes », según indicaron entonces desde la gestión del proyecto. Planteaban soluciones innovadoras en servicios de reserva y pago, servicios de voz en las habitaciones de hotel, habitaciones y salas temáticas, etc.

Vía Canal Innova. Autor/a: R.V.

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Energía sostenible y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.