Hacia la casa sin cables

Eric Giler sostiene la alfombrilla que, sin necesidad de cables, permite transmitir energía para encender la bombilla

Eric Giler sostiene la alfombrilla que, sin necesidad de cables, permite transmitir energía para encender la bombilla.

Eric Giler, director de la empresa americana Witricity, presentó en Oviedo una nueva tecnología que permite el uso de aparatos eléctricos sin necesidad de enchufes.

«Si todo comienza a ser inalámbrico ¿por qué no lo va a ser también la energía?». La cuestión la lanzó ayer Eric Giler, director ejecutivo de Witricity (una compañía cuyo objetivo es investigar esta novedosa tecnología), durante unas jornadas, organizadas por HC Energía, sobre los desafíos de la innovación y el desarrollo en el sector eléctrico que se celebraron en Oviedo. Giler realizó una demostración de la tecnología que está estudiando su compañía, con sede en Watertown (Massachusetts), para conseguir que los objetos eléctricos funcionen sin cables gracias a un novedoso sistema de campos magnéticos.

Sujetando con una mano una especie de alfombrilla de ratón, que por detrás lleva acoplada una batería, mostró cómo podía cargarse un teléfono móvil sin necesidad de enchufarlo, o cómo encender una bombilla que sostenía con la otra mano. La demostración arrancó aplausos entre el medio centenar de personas que acudieron a la convocatoria. Algunas de ellas grababan con sus teléfonos móviles cómo la bombilla se encendía sin necesidad de conectarse a ninguna línea eléctrica. «La conducción magnética es la base de esta transmisión, en cada batería hay un pequeño espacio donde la energía se intercambia, nosotros hemos conseguido romper esa barrera y aumentar la distancia de estos campos», señaló. En un futuro no muy lejano, auguró Eric Giler, «en los hogares podrán verse con frecuencia televisores que no están conectados a ninguna fuente energética, es decir, sin ningún cable a la vista». De hecho su compañía ya está trabajando en este sistema en colaboración con un fabricante de televisores de China.

«Nuestra mayor competencia son los cables, pero es problema de cada uno el arriesgarse a tropezar con uno y caer», bromeó Giler durante la presentación. La compañía que dirige el científico está trabajando también en aplicar esta nueva tecnología en el campo médico, especialmente para la carga de válvulas para el corazón. «Hay compañías médicas de este ámbito que se están gastando millones de euros para tratar de avanzar en esta tecnología», señaló. También advirtió que la electricidad sin cables mejorará a los ejércitos del futuro. «Cada soldado lleva en su mochila entre 15 y 20 kilos en baterías, además de más peso en su cabeza, con esta tecnología se podrán ahorrar todos esos kilos», señaló. Y advirtió que también será muy útil para recargar los coches eléctricos.

Giler mostró la aplicación de los campos electromagnéticos como cargadores de energía a sus colegas científicos, pero a primera hora de la mañana, ante los medios de comunicación, el investigador, que preside el Consejo de Telecomunicaciones de Massachusetts, ya había demostrado que no hay barreras para esta nueva tecnología, que funciona a través de muebles, paredes e incluso del cuerpo humano, con absoluta inocuidad, según Giler. «Un campo magnético es cien veces más seguro que un teléfono móvil al oído», aseguró.

Giler colaboró en el acto inaugural del congreso «Desafíos de I+D en el sector eléctrico», que la compañía HC ha organizado, ayer y hoy, en el auditorio del Palacio de Congresos de Buenavista. Junto a la directora de investigación e innovación de la empresa, Yolanda Fernández Montes, y el divulgador Esteban Sánchez-Ocaña, el científico estadounidense participó en la presentación y apertura de las sesiones de trabajo. «No es gran ciencia, es comodidad de vida», adelantó Sánchez-Ocaña sobre su contenido.

Vía La Nueva España. Autor/a: J. L. S. / E. F.-P.

Las bombillas del futuro usarán el sistema de luz de los móviles, prevén los expertos

Las bombillas tradicionales tienen las horas contadas, el futuro está en puntos de iluminación que sean muchos menos contaminantes y que gasten menos. Ésa es la conclusión que presentó ayer en Oviedo el catedrático en Ingeniería Eléctrica y Computación por la Universidad de California, Charles E. Hunt. El investigador es el creador de la tecnología ESL, un tipo de iluminación por estimulación electrónica capaz de dar un 70% más de rendimiento que las actuales bombillas, con una duración superior a las 11.000 horas y que no utiliza mercurio. Durante su charla aseguró, no obstante, que «las personas suele preferir para el hogar bombillas de una mayor calidad, aunque sean más contaminantes, mientras que las empresas buscan la eficiencia para tratar de ahorrar costes».

La nueva tecnología que Hunt ha patentado es muy similar a la iluminación que utilizan ya los móviles. «La tecnología ya está completamente desarrollada, el problema con el que nos estamos encontrando es de manufactura y de cómo fabricarlas a gran escala», señaló Hunt. Aún así, auguró que ésta será la luz del futuro.

La compañía para la que trabaja el investigador, Vu1, está trabajando también en otras fórmulas capaces de sustituir a los actuales sistemas de iluminación, señaló. Una de ellas son los llamados alógenos reflectantes, un tipo de lámparas que duran el doble que las convencionales y consumen la mitad de energía, pero que no pueden usarse en todas las instalaciones eléctricas. Otra es la denominada «ceramic halide». Se trata de unas lámparas que, según Hunt, necesitan tiempo para empezar a iluminar. La última son las lámparas Led orgánicas.

Vía La Nueva España. Autor/a: J. L. S.

Esta entrada fue publicada en Energía sostenible y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.