Herminio Sastre: “El nuevo plan ‘Asturias 2015’ es realista, integrador y ambicioso”

El consejero de Educación y Ciencia, Herminio Sastre Andrés. / Jesús Díaz

El consejero de Educación y Ciencia, Herminio Sastre Andrés. Foto: Jesús Díaz

A punto de culminar su actual travesía en la Administración Pública regional, el hombre que se sabe los entresijos de la Ciencia, la Innovación y la Tecnología en Asturias acaba de empaquetar el Plan de Ciencia y Tecnología que habría de guiar los derroteros de la I+D+i en la región hasta el 2015.  El consejero de Educación y Ciencia le ha puesto el lazo al plan para que desenvuelva el regalo el nuevo Gobierno saliente el próximo domingo, 22 de mayo, de las urnas. Según sus estimaciones, ‘Asturias 2015’ movilizará más de 800 millones de euros de financiación pública regional, nacional y  europea, que, complementados con la inversión privada prevista, pondrían sobre la mesa de la I+D+i asturiana más de 2.000 millones de euros. Pero el consejero que fue estudiante brillante y profesor (catedrático) vocacional, piensa ya en volver a su Universidad, con la «satisfacción» de haber contribuido, junto con «todos» (sociedad civil, Universidad, centros tecnológicos y empresas) a dotar a Asturias de un sistema de  Ciencia, Tecnología e Innovación «igual o, incluso, mejor» que el de otras comunidades autónomas.

–Ha anunciado que el PCTI ‘Asturias 2015’ va a ser el primero en España en introducir el concepto de innovación social.
–La innovación social del nuevo Plan de Ciencia Tecnología e Innovación de Asturias va a tratar, básicamente, de cumplir cinco objetivos o planteamientos generales: convertir a Asturias en un terreno innovador desde el punto de vista empresarial, afrontar nuevos retos sociales, transformar a la Administración en agente activo de la innovación y que, a través de la Administración, se forme a las personas en la innovación, de manera que en nuestra sociedad haya personas innovadoras que interactúen. Porque la innovación es el pilar del bienestar social. La innovación social se está desarrollando en muchos países. Se trata de llevar el conocimiento y la I+D+i a todo tipo de actividades  en la sociedad, pero, sobre todo, incidiendo en el sistema sociosanitario y la dependencia, bajo dos  puntos de vista: mejorar la eficacia del sistema sanitario, mediante los nuevos sistemas de gestión y la introducción de las nuevas tecnologías, y que este tipo de servicios  se comporten de forma muy activa y generen empresas que redunden en el bienestar social.

–¿Cómo es que ninguna otra CCAA ha incluido en sus planes de Ciencia, Tecnología e Innovación ese concepto cuando la innovación social  está tan en boga entre gurús y técnicos?
–Eso nos han asegurado quienes nos orientan técnicamente en la elaboración del plan.  probado, no hay ningún plan en España que introduzca la innovación social. Es una nueva palanca de  bienestar,  una novedad trascendente para el sistema sanitario y también para el educativo.

–Si Asturias va a abrir camino en este campo, se presupone, entonces,  que la región tiene los mimbres necesarios…
–En este campo, y en otros, el plan es realista, integrador y ambicioso. Contamos con centros de investigación,  centros tecnológicos, Universidad y el sector socioeconómico, pero dos palancas son el sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, donde, además de en los centros tecnológicos, tenemos grupos de investigadores  muy solventes en la Universidad. Y también empresas muy importantes, y la investigación  biomédica, con el desarrollo,por ejemplo, de nuevos elementos,  biosensores que tienen que ver conla medicina, más una red de empresas.

–¿Qué significará el nuevo plan en términos de empleo?
–Generalmente, no hacemos una previsión como tal dentro de los planes del empleo que se va a
crear, pero, analizando el plan 2006- 2009, tenemos que, según los datos del INE, las personas que hacen investigación en Asturias se han incrementado en mil en estos años. Sería positivo que, con el nuevo plan, aumentarán al menos lo mismo, esto es, de aquí al 2015. Según los mismos datos del INE,  correspondientes al 2009, actualmente hay unas 3.700 personas dedicadas a la I+D+i en nuestra región y los recursos que suponen, en términos de PIB, son el 0,99%.

–¿Qué camino ha dejado desbrozado y limpio para transitar por él el PCTI 2006-2009?
–En primer lugar, el compromiso inversor del Principado se incrementó un 15% y, contando los recursos que movilizamos del Estado y de la Unión Europea, alcanzamos los 352 millones de euros, una cantidad muy importante, sin incluir las cantidades privadas. En segundo lugar, se desarrollaron instrumentos de forma integrada, por la Consejería y el IDEPA, para afrontar muchas demandas  que tenían las empresas, los grupos de investigación y la Universidad, instrumentos muy positivos y que hay que seguir desarrollando. Se ha forjado una red de centros tecnológicos y entidades, como el ITMA, el Cetemas, la Fundación Barredo, etcétera, esencial en determinados sectores industriales con demanda en Asturias y que continuará con nuevos centros de investigación hacia el futuro o nuevos parques científicos vinculados a campus univesitarios, como el de Mieres. Se ha hecho un esfuerzo importante en fomentar la colaboración públicoprivada, mediante convenios con las empresas. Este esfuerzo tiene que potenciarse ahora en el nuevo plan, para duplicar el número de empresas innovadoras e incrementar la partida de la I+D+i privada para alcanzar los ratios que nos marca Europa en su Estrategia UE 2020.

–Los agentes y estrategas asturianos de la innovación apuntan a la internacionalización como frente principal que la innovación debe ‘atacar’ en el horizonte inmediato.  ¿Cómo?
–Consorcios o agrupaciones con masa crítica desde el punto de vista de la I+D+i son muy importantes para la participación de las empresas en proyectos europeos de nuestros investigadores en el Séptimo Programa Marco. Ahora,  cuando acaba de aprobarse esta semana la nueva ley de la Ciencia,  la Tecnología y la Innovación en el Congreso, debemos tratar de  mejorar la gestión y fomentar que la sociedad valore cada vez más la necesidad de hacer innovación y  a los emprendedores que la hacen. Porque la salida de esta situación será con la ciencia y las empresas y, si no, no saldremos.

–Usted es de los que se formó fuera (en Estados Unidos, Canadá,  Noruega…). Aquello fue en los 80.  Veinte años después, ¿son más los jóvenes asturianos que siguen ese camino? Debieran de serlo, porque hoy tienen más oportunidades…
–En este mundo global es importante que nuestros jóvenes estén en centros de investigación de otros países. Es vital. En este sentido, tenemos el Programa Clarín, para que posdoctorados vayan a empresas, centros de investigación  y universidades nacionalese internacionales. La estancia internacional  nos da confianza y visibilidad y permite conocer investigadoresde otros países, otras metodologías,  porque no en todos los campos podemos tener nosotros gente de primer nivel.

–¿En qué campos sí tenemos esos  cerebros de primer orden?
–En la bioquímica, en la química, en las ingenierías, con gran valor y el reconocimiento nacional e internacional. También en áreas de  la Física. Tanto en la Universidad,como en el Incar, el CINN y otros  centros de investigación, hay grupos muy activos que han sabido dar un impulso muy importante  a la I+D+i en Asturias. Hemos creado también el Centro Tecnológico de la Madera, al que hemos  traído importantes investigadores procedentes de otros países.

–La proyección de lo ‘biotec’. Expertos como la asociación ‘Asturias Compromiso XXI’, lo señalan como uno de los sectores del futuro de esta CCAA. ¿Les ciega su atractivo o es más que eso?
–En estos momentos en que estamos, lo ‘bio’ (los genes), lo ‘nano’  (el átamo) y los ‘vips’ (las TIC) son tres sectores muy importantes y  que se pueden desarrollar y abrir, juntos, líneas de futuro. Lo ‘bio’ lo  inunda todo y espero que el nuevo HUCA y sus desarrollos signifiquen el impulso de nuevas actividades  de investigación. Hay empresas de base tecnológica en el entorno de lo ‘bio’ que han desarrollado  biosensores para enfermedades. Son campos en los que  las cosas, de forma macroscópica,  pueden no tener el impacto deseado, pero son gente que está desarrollando investigaciones que generarán los desarrollos del mañana.

–Hace unos años apenas se hablaba de innovación en Asturias. Hoy se habla mucho, pero… ¿bien?
–En esta etapa anterior, desde el Gobierno del Principado de Asturias se ha hecho un esfuerzo importante por desarrollar el sistema, la innovación y los instrumentos y ha habido colaboración entre quienes hacen el conocimiento. Hemos posicionado a la innovación, pero hay mucho trabajo  que hacer: ya no se trata de hablar, sino de actuar. En la innovación,las cuestiones hay que verlas a largo  plazo, no siempre tienen éxito, pero que generar que la sociedad lo valore. No nos queda más remedio,  sobre todo con las pymes ymicropymes, a las que hay que ayudar con instrumentos de apoyo a  transformar sus ideas en proyectos y a que accedan al CDTI y a otros fondos y organismos públicos.

–Algunas empresas asturianas señalan  que se sienten «solas» antelas puertas del CDTI, perdidas en la burocracia de Madrid…
–Aquí tenemos muchos instrumentos de ayuda para presentar proyectos en el CDTI y a algunas empresas las hemos acompañado, especialmente desde el IDEPA, para que proyectos de calidad  sean valorados correctamente allí y  también desde la Ficyt están esforzándoseen esa ayuda, lo mismo  que en los centros tecnológicos y en la Universidad, desde la Oficina de Proyectos Europeos,  para que participen en consorcios.

–Otras de las críticas de las entidades beneficiarias del PCTI apuntaba a una «excesiva burocracia administrativa» para optar a los fondos de financiación.
–Estamos gestionando recursos públicos y hay unos criterios que  hay que tener en cuenta, tanto a nivel europeo como nacional, además  de la ley de subvenciones, que hay que cumplir. Espero que la nueva ley de Ciencia nos permita superar algunas cuestiones, pero hay que jugar todos juntos. Por ejemplo, hay un proyecto de llevar una I+D+i sin papeles.

–¿De qué proyecto se trata?
-Un proyecto de gestión. En estos años hemos creado infraestructuras tecnológicas muy importantes. Por ejemplo, en la Universidad  o en centros de investigación,como el Serida. Ahora hay que ir  mejorando lo que es nuestra gestión, que la demanda de documentosy la presentación de proyectos sea de forma directa, sin papeles,  en la parte de evaluación, comunicacióny posterior, mediante instrumentos telemáticos, más rápidos y sencillos. Es un objetivo hacia 2015.

–Hay voces que sugieren que el PCTI peca de «escaso proteccion ismo » con las empresas asturianas y abre la puerta a las de afuera.
–No sé a qué se refieren, porque, en el marco de las ayudas, las convocatorias que sacamos son para empresas que tengan su ubicación en Asturias. Podría ocurrir que algunas empresas vayan con empresas o instituciones de fuera, pero el conocimiento no podemos acotarlo. Nosotros apoyamos, sobre todo, en cuanto a los recursos humanos, mediante programas como el Severo Ochoa o Clarín, a empresas  con ubicación en Asturias.

- Desde la FADE y otros organismos se defiende la integración del ‘gestor de la innovación’ en los proyectos curriculares de la FP. ¿Comparte esa demanda formativa y laboral?
-El Ministerio de Ciencia e Innovación ya plantea también formar gente en estas cuestiones.Mi idea básica es tener personas que sepan qué es la innovación, tratar de trasladar el conocimiento universitario e investigador hacia las empresas y la sociedad. Aquí tenemos la Ficyt y algunas empresas especializadas que prestan apoyo en la solicitud de proyectos, además de los centros tecnológicos. Hay que conocer dónde ir,  cómo realizar un proyecto…. Entre el demandante y el gestor principal  puede haber un apoyo técnico que les ayude en el seguimiento del proyecto, en la puesta al día en nuevos apartados… pero es un  tema muy complejo y ésta una comunidadautónoma pequeña

-¿Qué planes tiene el consejero para mañana?
-Por el bien de la Ciencia, yo espero que el próximo presidente de Asturias sea Javier Fernández. De  todas formas, y después de diez años de servicio público satisfactorio,me gustaría regresar a la Universidad.

- ¿Con qué se queda de la etapa que está a punto de cerrar?
- Destacaría que, en este ciclo, en esta época, hemos contribuido todos, sociedad civil,  Universidad, centros tecnológicos y de investigación y Administración, a desarrollar
un sistema de Ciencia, Tecnología e Investigación como el  que pueden tener otras comunidades autónomas o incluso mejor, en el que han colaborado muchos  más de los que aparecemos habitualmente  y que tiene que ser el camino para fomentar una nueva sociedad y una economía que potencia el empleo y la competitividad. Espero que estos sean los cimientos.

Vía Canal Innova (El Comercio). Autora: Rosa Valle.

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Energía sostenible y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.