Investigadores plantean en Villaviciosa crear una marca de calidad de la leche del Cantábrico

Sesión de trabajo en el Serida

Sesión de trabajo en el Serida. Foto: Mariola Menéndez.

La iniciativa, según el Serida, persigue reducir los costes de producción y mejorar la rentabilidad y calidad del producto.

Investigadores de Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y Navarra mantuvieron ayer una jornada de trabajo en el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida), ubicado en Villaviciosa, con la intención de promover las bases para crear una marca de calidad de leche de la cornisa cantábrica.

Koldo Osoro, director-gerente del Serida, apunta que persiguen presentar una propuesta conjunta en la que se plantee «un sistema sólido y sostenible, independiente de los grandes tumbos que están dando los precios de la producción de leche y los alimentos que se utilizan en la nutricial animal, que es lo que más está cuestionando la rentabilidad de nuestros sistemas».

Osoro recalca que estos sistemas «tienen que ser independientes de los precios de mercado» y proyecta basarse en recursos propios, como el maíz forrajero combinado con leguminosas alternativas, para evitar que las oscilaciones afecten en la menor medida posible a la rentabilidad.

La otra ventaja es que se producirían «leches funcionales con características diferentes a las de los modelos intensivos» porque al aumentar los forrajes en la dieta de los animales se incrementan los ácidos grasos saludables y se obtiene un producto con características propias de la cornisa cantábrica. «Es un aspecto diferenciador y podríamos hablar de la rica leche de la cornisa cantábrica», apunta Osoro, que considera «un error que durante tantos años se haya apostado por los sistemas porque la producción tiene que basarse en los recursos propios; si no, estamos abocados al fracaso».

La jefa de área de coordinación y seguimiento del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), Isabel Vázquez, destacó que el hecho de reunir a expertos de la España verde para dar soluciones a un sector que vive sus horas bajas es «ya un avance importante». Confía en que el proyecto pueda presentarse en enero y empezar a funcionar en el verano, aunque las conclusiones oficiales no estén hasta 2013. «Va a haber una base científico-técnica para que se puedan hacer todas las medidas de poner a la altura que se merece la producción láctea de la cornisa cantábrica», apuntó.

Vía La Nueva España. Autora: Mariola Menéndez.

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Calidad de vida y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.