Joan Gil gana el Valdés-Salas por su hallazgo contra la leucemia

Gotor y Otín comparten mesa con la presencia del ganador, Joan Gil, a través de videoconferencia

Gotor y Otín comparten mesa con la presencia del ganador, Joan Gil, a través de videoconferencia. Foto: J. Vallina

El jurado, presidido por Otín, destaca que el trabajo parte de la iniciativa pública.

El azar puso a Joan Gil Santano y a su equipo de la Universidad de Barcelona en el buen camino. Tras años realizando investigación básica, sus descubrimientos sobre una molécula denominada acadesina que genera el suicidio de moléculas enfermas le están permitiendo diseñar un fármaco para mejorar el tratamiento de la leucemia linfática crónica, la misma que acaba de secuenciar el bioquímico, Carlos López Otín. Precisamente Otín es el presidente del jurado del primer premio en Biomedicina Aplicada Valdés-Salas que la Universidad de Oviedo concedió ayer a Gil Santano.

El bioquímico asturiano explicó que es una casualidad que hayan coincidido en el tiempo su publicación sobre el genoma completo en pacientes de la leucemia linfática crónica con el premio basado en la misma temática, aunque ambos científicos se conocen y se admiran profesionalmente.

Gil Santano estuvo presente en el aula magna del edificio histórico de la Universidad de Oviedo a través de una videoconferencia, agradeciendo el galardón. El científico catalán explicó en qué consistía la novedad de su investigación, con el apoyo de Otín.

En resumen, la investigación con la acadesina de la Universidad de Barcelona supone dos hitos. En primer lugar, descubre que esta molécula genera el suicidio de las células con las que entra en contacto, un fenómeno denominado apoptosis. Eso resuelve el problema que generan algunos tumores como el de la leucemia linfáctica, que impide que las células infectadas mueran, por lo que logran extenderse.

Esta respuesta de las células es importante para hallar nuevos tratamientos. Y ese es el segundo hito logrado por el equipo de Gil Santano: ha conseguido que una universidad pública se involucre en todo el proceso; primero en la investigación básica, luego en la aplicada y finalmente en los ensayos preclínicos en 25 pacientes gracias a la alianza con la empresa farmacéutica catalana Adavancell. El objetivo de la terapia es inducir la muerte celular de las partes infectadas respetando el entorno.

El rector, Vicente Gotor, felicitó al premiado y destacó la elevada calidad profesional de todos los candidatos.

Vía La Voz de Asturias. Autor/a: S. M. D.

Esta entrada fue publicada en Biosanitario, Calidad de vida, Sociosanitario y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.