La cantera de la ciencia española

Niños de Sevilla explican un descubrimiento científico

Niños de Sevilla explican un descubrimiento científico. Foto: BBVA.

Viste leotardos y un cuello de volantes decimonónico. Detrás de él, un cuadro del siglo XVII establece un nexo histórico entre ambos. Las columnas del salón donde realiza su ponencia, en el Palacio del Marqués de Salamanca, tampoco desentonan. “Mi nombre es Robert Hooke”, afirma con timidez y a la vez firmeza ante una audiencia que escucha atentamente cada una de sus palabras. “Corría el año 1660 cuando este científico británico realizó un gran descubrimiento”, añade, esta vez no como Hooke sino como Mario, un niño murciano de 10 años.

El joven y sus compañeros, todos engalanados como figurines, como petimetres del XVII, explican en el IV encuentro científico ‘El CSIC y la Fundación BBVA en la Escuela’, ante decenas de padres y demás niños, la importancia de la ley de Hooke. Y para enfatizar la relevancia de su investigación, lo hacen al unísono: “Los pesos en un muelle elástico producen alargamientos proporcionales al valor de la fuerza”. Una fuerza que se mide en Newtons “porque Newton es amigo de mi jefe”, añade una de las pequeñas científicas en relación a la amistad entre Hooke y Newton.

Con un dinamómetro consiguieron explicar cómo funcionan las básculas que se utilizan en los mercados, en el baño, en la farmacia. “Nuestro fin es obtener una ley de la naturaleza y construir aparatos útiles para la investigación”, concluyen dramatizados como aquellos portentos de la ciencia durante los primeros años de la Ilustración. [...]

Vía El Mundo. Autor: Ricardo Dudda.

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Energía sostenible y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.