“La crisis está aumentando la demanda de innovación científica y tecnológica”

Israel Ruiz, Vicepresidente Ejecutivo y Director Financiero del MIT

Israel Ruiz, Vicepresidente Ejecutivo y Director Financiero del MIT. Foto: Teknautas.

Israel Ruiz nació en Barcelona a comienzos de los 70, pero desde entonces ha recorrido un largo camino. Desde principios de los 2000 es el español con un cargo más alto dentro del Instituto Tecnológico de Massachusetts: Vicepresidente Ejecutivo y Director Financiero de una de las instituciones dedicadas a la investigación y el desarrollo tecnológico más grandes y prestigiosas del mundo. Su trabajo está por lo tanto relacionado con las cuentas: es el responsable de hacerlas cuadrar.

Ruiz está esta semana en Valencia, participando en el evento EmTech que la edición española de la revista MIT Technology Review ha organizado en la ciudad del Turia. Serán dos días de conferencias y mesas redondas para debatir y explorar el futuro de las tecnologías emergentes más importantes en torno a dos ejes principales: por un lado la tecnología como eje central del desarrollo humano y económico, y su capacidad para influir en la sociedad de los próximos años; por otro, la investigación y la innovación como negocio, y el camino de los avances hasta el mercado.

En un momento en el que la crisis amenaza las instituciones científicas en nuestro país, en Teknautas hemos hablado con él para conocer su perspectiva sobre los aspectos económicos del MIT, cómo se trabaja para mantener en funcionamiento una institución de ese tamaño y cuál es el proceso por el que la investigación llega al gran público, aportando un beneficio por el camino.

Como director financiero del MIT, ¿cuál es su función específica?

Soy el Vicepresidente Ejecutivo y Director Financiero de una institución con un presupuesto de 3.200 millones de dólares y unos recursos propios superiores a los 14.000 millones. Mis responsabilidades abarcan también todas las funciones administrativas, recursos humanos, IT y operaciones de una universidad con 1.000 profesores, 11.000 alumnos y 13.000 investigadores y trabajadores.

Así que un día podría estar dedicado a la planificación de la estrategia de inversión de capital y financiación con el Presidente y el Comité Ejecutivo y otro podría estar reunido con estudiantes y profesores valorando cómo podemos mejorar nuestros servicios administrativos.

Lo que sí es típico es que acabe pasando una parte del día en algo que no había planeado…

¿Cómo se financia un centro tan grande y con tantos proyectos distintos?

Cerramos el pasado año fiscal con unos ingresos de 3.200 millones de dólares, y la mitad se destinó a I+D. La financiación de la investigación proviene principalmente de las diversas agencias y departamentos del gobierno federal de los Estados Unidos, con una participación importante de la industria, fundaciones, entidades y gobiernos internacionales. La aportación de nuestros fondos propios y donaciones representa la segunda partida más importante, 774 millones de dólares.

Las matriculas relacionadas con nuestros 11.000 estudiantes aportaron 310 millones. El resto lo componen pagos por licencias, operaciones auxiliares y otras partidas y programas diversos.

¿Está teniendo la crisis económica un impacto considerable en las actividades del MIT?

La crisis económica afecta, por supuesto. Primero, durante el curso 2008-2009, nuestro presupuesto no dedicado a investigación y desarrollo tuvo que ser ajustado en unos 120 millones (un 10%), debido a que nuestros fondos propios perdieron la capitalización de valor en los mercados. Segundo, el impacto global de la economía está reduciendo las partidas dedicadas a investigación y desarrollo con las que financiamos la mitad de nuestras actividades.

Finalmente, y esta vez en tono mucho más positivo, la crisis y la necesidad de innovar y crear crecimiento económico está haciendo que la demanda de la misión del MIT, focalizada en ciencia y tecnología (mas del 80% de nuestra actividad y estudiantes) aumente considerablemente. [...]

Vía Teknautas.

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Energía sostenible y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.