La innovación, un motor de crecimiento en España pese a la crisis

Pese a que la crisis hizo tambalear las bases del crecimiento económico español en 2009 y a que el PIB ha descendido un cuatro por ciento, la innovación sigue siendo el factor de desarrollo económico más importante en España, según el séptimo barómetro de financiación de la innovación en Europa.

Pese a que la crisis hizo tambalear las bases del crecimiento económico español en 2009 y a que el PIB ha descendido un cuatro por ciento, la innovación sigue siendo el factor de desarrollo económico más importante en España, según el séptimo barómetro de financiación de la innovación en Europa.

El barómetro, elaborado por Alma Consulting Group tras analizar 2.041 empresas, pymes, y grandes grupos empresariales de Francia, Alemania, España (309 compañías), Hungría, Polonia, Portugal, República Checa y Reino Unido, es un reflejo del uso de los instrumentos de financiación, el empleo y las inversiones en I+D que han hecho las empresas europeas en 2011.

Según esta encuesta, el 57 por ciento de las empresas españolas consideran la I+D una estrategia “clave” para desarrollarse y mantenerse competitivos en el mercado, siendo la calidad de los productos y servicios (49 por ciento) y el desarrollo internacional (39 por ciento) las piedras angulares del crecimiento económico.

Además, el 53 por ciento de las encuestadas se han aplicado deducciones fiscales por I+D, unas ayudas que se han convertido en el pilar esencial de apoyo a la innovación.

En cuanto al futuro de la I+D, el 73 por ciento se muestra muy optimista y el 53 por ciento reinvierte una parte importante de sus beneficios en innovación.

En el resto de Europa, el barómetro refleja que el 61 por ciento de las empresas innovadoras se declara gravemente afectadas por la ralentización de la actividad económica en 2010 y, por desgracia, “no existe en 2011 ninguna novedad que permita pensar en una mejoría de la situación”, advierte la encuesta.

La financiación externa de los proyectos innovadores de las empresas europeas depende en un 66 por ciento de la financiación pública, por lo que su posible recorte por los gobiernos europeos genera gran incertidumbre sobre la capacidad de innovación de las empresas beneficiarias.

Con todo, el 56 por ciento de las empresas europeas declara que la innovación es el pilar de su estrategia de crecimiento para 2011.

De hecho, el 62 por ciento de las empresas europeas que solicitan una deducción fiscal a la I+D han aumentado sus innovaciones y el 49 por ciento ha contratado más personal dedicado a la innovación.

Según el barómetro, en 2011, el 66 por ciento de los créditos obtenidos por las empresas para financiarse eran públicos y el 34 por ciento privados.

Vía La Información

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Energía sostenible y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.