Los árboles compensan la escasez de luz absorbiendo más carbono

Bosques

Bosques. Foto: Shutterstock.

Al contrario de lo que muchos pueden creer, una baja luminosidad no impide a los árboles realizar la fotosíntesis. Según se indica en un nuevo estudio realizado en la República Checa, los árboles poseen la capacidad de adaptarse a las condiciones de luminosidad existentes y, en caso de ser éstas insuficientes, absorber más carbono para seguir realizando la fotosíntesis. El estudio, centrado en la influencia de la nubosidad sobre la fotosíntesis, se ha publicado en la revista Functional Ecology.

Por mucho que se empeñen, las nubes no pueden apagar el verde vivo de los bosques europeos, a diferencia de lo que sucede en las junglas asiáticas, habitualmente cubiertas por una densa capa nubosa. Por medio de la fotosíntesis, los vegetales absorben carbono y aprovechan la energía solar para generar oxígeno. Es un proceso que evidentemente precisa de luz solar. La energía del sol incide sobre la superficie del planeta filtrada por la atmósfera, pero dicho filtro puede variar en función de múltiples factores como por ejemplo la cantidad de nubes presente.

«La nubosidad ejerce un impacto directo en los ecosistemas, puesto que influye en la temperatura y en la cantidad de luz disponible, así que las condiciones atmosféricas son tan importantes para la realización de la fotosíntesis como la propia luz solar», explicó el Dr. Otmar Urban, del Centro de Investigación sobre Cambio Global de Brno (República Checa), autor principal del estudio. «En estudios anteriores se mostró que un incremento de la nubosidad y la difusión resultante de la luz pueden en realidad potenciar la fotosíntesis de las cubiertas arbóreas, pero el mecanismo que lo posibilita escapaba a la ciencia.»

Por extraño que pueda parecer que el incremento de la nubosidad aumente la absorción de carbono en un ecosistema por medio de la fotosíntesis, el equipo científico checo asegura que el proceso viene motivado por la distribución equilibrada de la luz entre las hojas que se encuentran a distintas alturas de la cubierta forestal. [...]

Vía CORDIS.

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Energía sostenible, Energías limpias y almacenamiento, Naturaleza y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.