Los enigmáticos puntos negros de suicidios en España

El riesgo de suicidio alcanza máximos en Málaga, Asturias y Galicia. Un nuevo estudio en Andalucía niega sin embargo que el dramático aumento del desempleo en la región haya incrementado la mortalidad por esta causa.

Una frase de moda entre los profesionales de la salud pública dice que “tu código postal es más importante para tu salud que tu código genético”. Y aparentemente el axioma se cumple de manera estremecedora en el caso de los suicidios. Un vistazo a un mapa de mortalidad histórica por esta causa en España muestra zonas de alto riesgo de suicidio en Asturias, Galicia y la frontera entre Málaga y Granada, en el caso de las mujeres. En cuanto a los hombres, estos puntos negros del suicidio se repiten en Málaga, Asturias y el norte de Galicia, mientras que el centro de Madrid destaca por su bajo riesgo, según el Atlas de Mortalidad 1984-2004, uno de los más completos hasta la fecha.

Materia. Autor: Manuel Ansede.

“¿Por qué? Esa es la pregunta que todos intentamos responder”, admite el psiquiatra José Alameda. Una de las explicaciones que barajan los expertos es la llamada geografía de la riqueza y de la pobreza. Los mapas de mortalidad muestran, por ejemplo, una brutal desigualdad norte-sur en España, con las enfermedades cardiovasculares, los infartos cerebrales, la diabetes y la hipertensión cebándose con las regiones más empobrecidas. ¿Ocurre lo mismo con el suicidio?

En 2012 se quitaron la vida en España 3.539 personas, hombres en el 77% de los casos. Y el patrón geográfico se repite más o menos con precisión respecto a los registros históricos. Además, el número de fallecidos supone un 11,3% más que el año anterior, según los cálculos del Instituto Nacional de Estadística, y muchos expertos vinculan este repentino aumento a la crisis económica. Sin embargo, los datos de Alameda no cuadran.

“La miseria perjudica seriamente la salud, obviamente, y también la salud mental, pero se tiende a caer muy rápidamente en el sensacionalismo de asociar crisis y suicidios”, explica el psiquiatra, que acaba de dirigir un estudio que analiza la evolución de la mortalidad por suicidio en Andalucía entre 1975 y 2012. Según sus datos, desde aquel año las muertes por suicidio han crecido en todos los grupos de edad y sexo, salvo en las mujeres ancianas. No obstante, en las últimas décadas se observan tendencias ascendentes en los jóvenes, pero estables o descendentes en el resto. [...]

Esta entrada fue publicada en Biosanitario, Calidad de vida, Sociosanitario y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.