Los Mundiales que España gana en ciencia y pierde en los negocios

España es el primer país del mundo en la ciencia del vino. Los investigadores españoles son la referencia mundial en los procesos de fermentación y mejora de caldos por delante de gigantes como EEUU y China y rivales tradicionales como Italia o Francia. También somos los primeros en ciertas áreas de la lingüística o en el estudio del ozono en la atmósfera, un campo relacionado con las energías renovables.

En estas áreas, los científicos españoles de Universidades como la de Zaragoza o organismos de Investigación como el CSIC superan a sus rivales en entidades mucho mejor dotadas como la NASA o la Agencia Atmosférica de EEUU. Así lo indican los datos de Spotlight, una nueva herramienta para medir la producción científica de países y centros de investigación y que pone de manifiesto en qué áreas la ciencia española es campeona mundial, tal vez sin saberlo.

El sistema, desarrollado por Elsevier, la mayor editorial de revistas científicas del mundo, no se basa en los indicadores clásicos divididos en disciplinas (química, física, biotecnología…) que actualmente usan España y muchos otros países europeos para medir el rendimiento científico, sino destapando nichos de colaboración multidisciplinar entre campos aparentemente separados. Sus creadores dicen que pueden desvelar áreas concretas en las que España podría consolidar su posición de líder mundial creando centros específicos entre varias universidades o invirtiendo más dinero en aquellos investigadores españoles que son referencia mundial si trabajan juntos, pero que si se les considera por separado quedan diluidos en el ruido general. Es una perspectiva atractiva, pero por ahora, imposible.

El tipo de información que aporta la herramienta es incompatible con la toma de decisiones de en la burocracia made in Spain. [...]

Vía Teknautas. Autor: Nuño Domínguez.

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Energía sostenible y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.