Menos producción de lodos en el tratamiento de aguas residuales con la ayuda de biomasa microbiana

Tratamiento de aguas residuales

Tratamiento de aguas residuales. Foto: Shutterstock.

Un equipo de científicos ha desarrollado un proceso que podría reducir diez veces la cantidad de lodos generados por las plantas de tratamiento de aguas residuales. Este tratamiento biológico es fruto del proyecto Innowatech («Tecnologías innovadoras integradas para el tratamiento de aguas residuales industriales»), que recibió una financiación de 2,75 millones de euros a través del área temática «Desarrollo sostenible, cambio global y ecosistemas» del Sexto Programa Marco (6PM) de la Unión Europea.

Una de las formas más económicas de tratar las aguas residuales industriales es mediante procesos biológicos. No obstante, existe el inconveniente de que los microbios empleados sólo consiguen hasta cierto punto descomponer los contaminantes generados en actividades industriales de producción de cuero, tejidos, fármacos, etcétera. Ahora un equipo de científicos del Instituto de Investigación Hídrica (IRSA) del Consejo Nacional de Investigación de Italia ha desarrollado una técnica sofisticada que permite que la biomasa microbiana, capaz de descomponer los residuos, crezca en su mayor parte en forma de gránulos. Además de desarrollar el proceso, lo han probado y aplicado a gran escala.

El proceso se ha dado en llamar Sequencing Batch Biofilter Granular Reactor (SBBGR, reactor discontinuo secuencial granular con biofiltro). En este reactor, los gránulos quedan atrapados en poros entre material plástico de soporte. Al someter a estrés a los microbios, se generan menos lodos, ya que no encuentran las condiciones propicias para proliferar. Por consiguiente, se reduce la cantidad de microbios y de residuos.

La desventaja de utilizar un sistema biológico radica en que al eliminar un kilo de aguas residuales se producen 500 gramos de lodo del que también hay que deshacerse posteriormente. Gracias a la innovadora técnica presentada, la cantidad de lodos generados es mucho menor. «Con esta tecnología sólo se generan 50 gramos de lodo», aseguró el coordinador del proyecto del IRSA, Antonio López. Así, una planta que utilizase esta tecnología podría ser diez veces más pequeña de lo habitual. [...]

Vía CORDIS.

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Energía sostenible, Energías limpias y almacenamiento, Naturaleza y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.