Nuevo envase para el pescado con un sensor de frescura

Nuevo envase para el pescado con un sensor de frescura.

Nuevo envase para el pescado con un sensor de frescura.

Investigadores holandeses están desarrollando un nuevo sensor capaz de detectar la frescura del pescado independientemente de los diferentes parámetros que intervienen en la conservación o la degradación, la temperatura del agua donde se ha pescado, el tipo de alimentación de los peces, la especie, etc.

Investigadores de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) están trabajando en el desarrollo de un nuevo envase para el pescado con un sensor de frescura que informará a supermercados y consumidores sobre la calidad del producto marino envasado. Según los expertos, los pescados son muy variables en lo que respecta a la conservación, este factor depende del tipo de pescado, su sexo, la temperatura del agua en la que se capturó e incluso su tipo de alimentación, son variables que condicionan la velocidad a la que la carne del pescado se degrada. El envasado inteligente de los alimentos evoluciona constantemente y cada vez se presentan sistemas más fiables y capaces de mostrarnos la frescura de los alimentos con mucha precisión.

En esta investigación se trabaja con tres métodos para medir la frescura del pescado, los tres tienen un elemento en común, un sensor colocado en el envase que se encarga de realizar la medición de varios parámetros. Cuando el pescado empieza a degradarse libera diversas sustancias, los expertos han trabajan en la viabilidad de utilizar sensores que miden la conductividad, la acidez o el amoniaco, en este caso la medición del nivel de amoniaco no tiene mucha utilidad, ya que sus valores delatan que el pescado no es apto para el consumo, es el último compuesto que se libera cuando las bacterias actúan degradando las proteínas del pescado.

El segundo sensor, el de la acidez, no es muy fiable porque la temperatura influye en sus lecturas, sin embargo, el sensor de la conductividad es muy prometedor, de hecho los expertos consideran que es uno de los más fiables para poder determinar la frescura del pescado envasado. Determinadas sustancias facilitan la conductividad de la electricidad independientemente de la temperatura, a diferencia del sensor de la acidez, los expertos constataron diferencias significativas de la conductividad a medida que el pescado se degradaba. Como decíamos, el nuevo sensor de la frescura del pescado está en fase de investigación, ahora los expertos tienen que determinar qué sustancias son las responsables de la conductividad. [...]

Vía Gastronomía & Cía.

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Calidad de vida y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.