Quién dijo vacas flacas

Foto: El Comercio

Foto: El Comercio

Una vez han comprobado que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son ‘muuuuuy’ útiles, no hay quien les pare. Los ganaderos asturianos están a la cabeza nacional de su sector en cuanto a innovación tecnológica y subiendo. Ahora se aplican en un nuevo proyecto de monitorización de los tanques de leche, que agilice los análisis de calidad de la leche y su comunicación con el Laboratorio Interprofesional
Lechero y Agroalimentario (LILA) a través del móvil, las famosas Blackberry por las que ya se les conoce en toda España. Y más allá.

Con el regusto fresco del premio recién recogido la pasada semana en Madrid, el galardón que Fundetec ha otorgado a la comunidad virtual LILA (LILA-CV), laboratorio y colectivo siguen investigando y desarrollando aplicaciones e iniciativas tecnológicas que les permitan mejorar su competitividad, simplifiquen su trabajo diario y redunden en una leche aún de mayor calidad.

A través del Centro Tecnológico de la Información y la Comunicación (CTIC) y mediante una subvención del IDEPA, LILA ha desarrollado un prototipo consistente en la colocación, en los tanques de refrigeración de leche, de unos sensores que miden diferentes parámetros, como la temperatura, el PH, sólidos en suspensión, acidez, volumen y tiempo de agitación del alimento. Esos datos son enviados por el ganadero, desde su Blackberry, al LILA.

En esos tanques es donde los productores guardan la leche antes de entregarla a las industrias y conocer en su propia explotación información fiable y directa de ciertos parámetros básicos de calidad y temperatura les resultará muy útil para «evitar deterioros de la materia», señala el director del Laboratorio Interprofesional, José Antonio Miyar.

El prototipo ya ha sido probado en varias ganaderías y la intención de sus promotores es dar un nuevo paso y convertirlo en «un proyecto más ambicioso», con el que concurrir a alguna convocatoria estatal de ayudas. Otra de las actuaciones que planean es la creación de una red técnica y sanitaria entre veterinarios y ganaderos, soportada en las TIC, que permita «un control permanente de la cabaña ganadera» y la detección de enfermedades a través de biosensores y cámara web. La idea es que puedan tener la explotación «bajo su campo de visión y actuación en las Blackberry 24 horas al día», transmite Miyar. Casi 2.000 de los 2.6000 ganadero de leche que hay en el Principado trasmiten los análisis de la calidad de la leche a través de un teléfono móvil tipo Blackberry. A lo largo de este año 2011 el proyecto de la comunidad virtual LILA (LILA- CV) se extenderá al resto
de España, con financiación del plan nacional Avanza, de la Secretaria del Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la información. Además del orgullo de poder servir de referencia a más de 20.000 profesionales que componen el sector lácteo en el país, la expansión de la iniciativa asturiana «supondrá reforzar la competencia en tecnología de nuestros ganaderos en el ámbito europeo y extender en el tiempo la gratuidad del proyecto», hace lectura José Antonio Miyar.

La idea es ampliar también la iniciativa a los veterinarios de la región que trabajan en calidad de leche. Recibirán una Blackberry para poder acceder a LILA – CV en una próxima reunión a la que se les invitará en las  instalaciones del laboratorio y en la que la comunidad informará a los veterinarios de la calidad de la leche que producen los ganaderos, con la intención de «conjuntamente, poder resolver problemas de alimentación o higiene que pueden presentarse, todo ello en movilidad y en menos de 24 horas desde que se recoge la muestra», explica el representante del colectivo.

En una segunda fase «pretendemos que los veterinarios puedan ven los resultados de la muestra de mamitis que envían al laboratorio y poder ser más precisos y rápidos en los tratamientos que realicen para curar la enfermedad», agrega el director del LILA.

La funcionalidad de la aplicación de movilidad a la que más partido están sacando en este momento los ganaderos es la confirmación en la Blackberry, mediante un correo electrónico, de que su muestra diaria de leche ha sido analizada. Así de rápida y cómodamente pueden ver el resultado y la evolución de sus medias mensuales
en los diferentes parámetros de calidad láctea, como son los niveles de grasa, proteína, células somáticas, recuento de bacteriología, etc. También podríamos hablar ya de un «uso masivo» de Internet por parte del colectivo para acceder a información relevante para el sector como precios, noticias, subvenciones o artículos, traslada Miyar. La intención de LILA es «seguir creciendo en servicios que se puedan ofrecer aprovechando la red virtual de comunicación que hemos creado».

Pese a correr tiempos de vacas flacas, el sector lácteo asturiano no se arredra y tiene clara su apuesta por la innovación a través de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, que tan útiles se han revelado en su día a día. El colectivo ganadero reconoce «muy proactivo y emprendedor en diferentes campos de actuación» y no tiene intención de acomodarse. Y es que el sector lechero asturiano está a la cabeza en España en cuanto a innovación en materia de alimentación y producción, en los sistemas de ordeño y en el manejo animal. LILA confía en que todos estos proyectos de I+D+i que emprenden signifiquen «un punto de apoyo a esos ganaderos que ahora mismo se ven cansados y dispuesto a abandonar».

Vía Innova (El Comercio). Autor: Rosa Valle

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Calidad de vida y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.