“Será posible llegar a volar a diez veces la velocidad del sonido”

El investigador nacido en Irán lleva décadas investigando los problemas relacionados con la turbulencia, que aplica a campos tan distintos como la aeronáutica o el estudio del clima.

Las reacciones químicas que permiten mezclar leche con café o que el oxígeno haga arder el hidrógeno de los cohetes, los intercambios de calor y masa que determinan el tiempo atmosférico o la resistencia aerodinámica son procesos que están controlados en mayor o menor medida por la turbulencia. Comprender lo que parece un movimiento desordenado de los fluidos es un problema de complejidad extrema, pero hacerlo, además de un reto científico apasionante, tiene aplicaciones de gran utilidad.

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Energía sostenible y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.