Sidrón exportó piezas de sílex

Los investigadores harán un «exhaustivo» estudio a unas herramientas líticas que viajaron por la Cornisa Cantábrica.

Incidir en el estudio de la fábrica del Sidrón, los materiales líticos fabricados por los neandertales que habitaron la gruta piloñesa y para los que usaron el ya denominado sílex de Piloña. Esa será una de las líneas de trabajo a desarrollar el próximo mes de septiembre cuando reanude sus investigaciones el equipo multidisciplinar que dirige el profesor de Prehistoria de la Universidad de Oviedo, Marco de la Rasilla.

“Vamos a intentar hacer un estudio geoquímico exhaustivo sobre el sílex de Piloña”, anunció ayer De la Rasilla en el edificio histórico de la Universidad de Oviedo, escenario de la firma del convenio de colaboración que dará continuidad a los trabajos de campo iniciados en el año 2000.

Marco de la Rasilla explicó que el material empleado por los neandertales de Sidrón para fabricar sus útiles de piedra constituye “una de las materias primas regionales que más se mueve durante el Paleolítico”. Y para reforzar dicha afirmación el prehistoriador destacó que materiales líticos hechos con el sílex piloñés ya han aparecido en otros yacimientos cantábricos y alejados del Sidrón. “Se movió a distintos lugares”, indicó Marco de la Rasilla en referencia a cuevas de la vecina Cantabria, junto a otros yacimientos asturianos, como el de la Cueva de la Viña, en Oviedo.

Movilidad de los neandertales

Esta circunstancia estaría vinculada a la movilidad de los grupos humanos prehistóricos como el que habitaría en la cueva del Sidrón. Respecto a los materiales líticos, el director de las excavaciones en la gruta piloñesa anunció a su vez que “intentaremos realiza un estudio fino de los filos y si hay huellas las encontraremos”.

Pero los investigadores incidirán en una amplia variedad de líneas de investigación cuando regresen al Sidrón todo el mes de septiembre. Además de continuar con la recuperación de restos arqueológicos, antropológicos y paleontólogicos en la Galería del Osario, en el interior de la cueva, se proseguirá con los estudios geológicos y geofísicos del complejo kárstico del Sidrón. A su vez incidirán en los estudios paleogenéticos a partir de los nuevos restos fósiles neandertales que se esperan hallar durante la próxima campaña. Otro de los elementos centrales de la investigación, tal y como anunció el director de las excavaciones, será tratar de determinar el lugar exacto por el que se colaron al interior de la cueva del Sidrón los restos fósiles neandertales.

“La conexión con el exterior también es importante y habrá que diseñar una estrategia para localizar un acceso al interior”, detalló Marco de la Rasilla. Hasta el momento la hipótesis de los investigadores es que los huesos fueron a parar a la denominada Galería del Osario tras ser arrastrados desde un nivel kárstico superior como consecuencia de algún tipo de colapso provocado por una tormenta u otro suceso similar.

Al mismo tiempo, y para dar continuidad a los trabajos iniciados en su día por el fallecido prehistoriador Javier Fortea, anterior director de las investigaciones en el Sidrón, su sucesor explicó que otra línea de trabajo consistirá en “impulsar” el estudio de las pinturas rupestres del Sidrón. “Fortea ya hizo un primer análisis. Ahora acabaremos de dibujarlas y de estudiarlas”, explicó Marco de la Rasilla respecto a unas representaciones de arte rupestre que consisten en varios signos de color rojo.

“Nuestra idea es continuar el trabajo que iniciamos en el año 2000”, insistió el prehistoriador durante un acto en el que compareció junto al rector de la Universidad de Oviedo, Vicente Gotor, y la consejera de Cultura en funciones. “Todavía hay yacimiento arqueológico, restos humanos, líticos y de microfauna”, destacó Marco de la Rasilla respecto a la fertilidad arqueológica del Sidrón, lo que permitirá abundar en las investigaciones. “Cuanta más información obtengamos más posibilidad tendremos de ampliar nuestras líneas de investigación en diferentes ámbitos”, subrayó De la Rasilla.

Con la firma ayer de un convenio de colaboración entre el Principado y la Universidad de Oviedo, los trabajos proseguirán hasta al menos 2014. La inversión arrancará este año con una dotación económica de 55.000 euros, hasta sumar 360.000 al final del convenio.

Vía La Voz de Asturias. autor: Javier G. Caso

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Cultura y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.