Snowboard para ciegos en Fuentes de Invierno

González ayuda a uno de sus alumnos a bajar de la cinta. :: E. C.

González ayuda a uno de sus alumnos a bajar de la cinta. :: E. C.

Se puede practicar snowboard sin haber visto nunca la nieve. La estación allerana de Fuentes de Invierno lo puede demostrar. Desde hace un año, dos monitores, dos jóvenes mierenses, Fran González y Laura Rodríguez, han adaptado la metodología del aprendizaje de este deporte a los invidentes. Es la primera estación de España que lo hace.

[...] Este colectivo puede hacer snow gracias al empeño de estos dos monitores y el apoyo de la ONCE para «acercar y ofertar a todo el mundo la posibilidad de disfrutar de este deporte».

La aventura comenzó en 2010 cuando un joven invidente quiso aprender snow. Ni González ni Rodríguez lo dudaron un instante y le ayudaron a dar sus primeros pasos. Lejos de dejarlo en una única experiencia, comenzaron a investigar y pronto comprobaron que en otros países se ofrecían clases específicas para invidentes.

De inmediato comenzaron a adaptar la metodología existente a la discapacidad visual. A pesar de que casi nadie apoyaba su idea, se lanzaron a crear la escuela ‘Snow Adapta’. Para poner en práctica el programa, contactaron con la ONCE, que ahora ofrece a sus afiliados la aventura de deslizarse o ridear en la nieve sobre una tabla de snowboard. Los alumnos comenzaron a llegar esta temporada de forma escalonada, pero muy animados. Cada uno de ellos cuenta con un profesor que, ayudado de una cuerda que rodea la cintura del alumno, le va indicando cómo posicionarse y deslizarse sobre la tabla. Una vez que los alumnos adquieren las habilidades básicas, los profesores dan la clase con un pinganillo para que el invidente se haga independiente sobre la tabla.

Modalidad paralímpica

La idea, por el momento, es ir creando afición por el snow entre las personas con algún tipo de discapacidad. «Ahora bien, no descartamos la posibilidad de encontrar una persona que tenga cualidades para el snow y poder entrenarlo para competir», explica Fran González. Y es que este deporte podría entrar en poco tiempo dentro de las modalidades deportivas paraolímpicas.

Vía El Comercio. Autor / a: Marta Varela

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Cultura, Sociosanitario, Turismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.