Su próximo vestido puede estar hecho de leche podrida

Anke Domaske utiliza leche descartada para el consumo como el material básico de su fibra

Anke Domaske utiliza leche descartada para el consumo como el material básico de su fibra.

Esa es, por lo menos, la intención de la diseñadora y microbióloga alemana Anke Domaske, que actualmente se dedica a comprar leche que ha sido descartada para el consumo humano para transformarla en una fibra similar a la seda (y que no huele a leche rancia).

Radicada en la ciudad alemana de Hanóver y con una pequeña planta de producción en Bremen, Domaske dice que la fibra es natural, fácil de producir, ecológica y tiene propiedades antialérgicas.

Algunos críticos de esta técnica argumentan, sin embargo, que la fibra no es tan duradera como otras y que la producción láctea convencional tiene de por sí un impacto negativo sobre el medio ambiente. [...]

Vía BBC Mundo.

Esta entrada fue publicada en Alimentación, Calidad de vida, Energía sostenible, Materiales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.