Tecnología asturiana para la tuberculosis

Paco Prieto, Jimena Pascual, Alberto Fernández y Luis Ángel San Martín, de la Fundación CTIC. :: CITOULA

Paco Prieto, Jimena Pascual, Alberto Fernández y Luis Ángel San Martín, de la Fundación CTIC. :: CITOULA

La Fundación CTIC y el Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de Perú han estrechado lazos para intentar reducir la incidencia de la tuberculosis, uno de los Objetivos del Milenio establecidos por la Organización Mundial de la Salud. Para ello, han puesto en marcha un proyecto, denominado ‘Herramientas TIC de apoyo a la Alerta Temprana de la Tuberculosis’ (TEDS-TB), para la rápida detección del bacilo de Koch en comunidades pobres de Perú.

El equipo de la Fundación CTIC -formado por Paco Prieto, Jimena Pascual, Alberto Fernández y Luis Ángel San Martín- han desarrollado un software que permite detectar en pocos minutos la presencia de estos bacilos con tan sólo subir una imagen a un portal web. El sistema TEDS-TB perfecciona la baciloscopia, el examen con microscopio que se utiliza desde hace más de un siglo para la detección de la tuberculosis. Este método consiste en el análisis de esputo basado en la identificación y cálculo manual de los bacilos, lo que demanda tiempo y está sujeto a errores humanos. De hecho, el porcentaje de fiabilidad de la baciloscopia se sitúa entre el 40 y el 60%.

Banco de imágenes
Mediante el proyecto de la Fundación CTIC, se reducen estos tiempos y se aumenta la fiabilidad hasta el 80% -«el objetivo es superar el 90%», admiten los investigadores- gracias a la incorporación de las TIC. Así, el nuevo proceso de detección consiste en la toma de imágenes microscópicas con una cámara digital para subirlas al programa. En este punto, el software detecta automáticamente los bacilos de Koch y su número, lo que determina la gravedad de la tuberculosis y su posterior tratamiento. Además, la aplicación permite crear un banco de imágenes para la formación de personal sanitario.

«En la primera fase hemos utilizado más de 4.000 imágenes para analizar las características de los bacilos y que el programa pueda detectarlos», explican desde la Fundación CTIC. La segunda fase, financiada por la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo, ha sido desarrollada por el Instituto Alexander von Humboldt en condiciones óptimas, con una fiabilidad del 80%. El próximo reto es trasladar el TEDS-TB a las comunidades más pobres de San Juan de Lurigancho de Lima -donde en 2007 se dieron 2.044 casos de tuberculosis (el 7% del total de Perú)- y aumentar la validación del sistema hasta el 90%. «Este sistema nos permite acortar los tiempos de diagnóstico y así el paciente puede recibir su tratamiento lo más pronto posible», subraya la coordinadora del proyecto, Lady Murrugarra.

Además, la Fundación CTIC se marca como reto futuro utilizar el TEDS-TB para la detección temprana de otras enfermedades, como la malaria.

Vía El Comercio. Autor/a: J. Escudero / L. Fonseca

Esta entrada fue publicada en Biosanitario, Calidad de vida, Sociosanitario y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.