Un laboratorio de 163.000 personas

El Centro de Investigação em Saúde de Manhiça nacio hace 20 años de la mano de la cooperación española en una zona rural de Mozambique. Hoy es puntero en todo el mundo en la lucha contra las enfermedades de la pobreza, la malaria, la tuberculosis o el VIH.

En Manhiça, una zona rural al norte de Maputo (Mozambique), se corrió el rumor de que cuando medían a los bebés en la pediatría del hospital para revisar que su crecimiento era adecuado estaban realmente tomando medidas para su tumba. Hace 20 años, en una pequeña habitación de este mismo centro sanitario, comenzó a forjarse lo que hoy es uno de los proyectos de salud global más reconocidos en el mundo. De la mano del investigador Pedro Alonso y la cooperación española, nació el Centro de Investigação em Saúde de Manhiça (CISM). Cumple ahora dos décadas luchando contra el parásito que causa la malaria, el virus del sida y la bacteria de la tuberculosis, entre otras enfermedades que aquejan sobre todo a los países en desarrollo. Pero es más que eso, es un gran laboratorio que monitoriza la salud de 163.000 personas para observar patrones, epidemias y conductas sociales, aunque estas no siempre ayuden a erradicar estos males de la pobreza.

Planeta futuro. Autor Pablo Linde.

Poco tiempo después de esas primeras reuniones en el despachito del hospital, la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID) comenzó a construir frente a él el edificio que hoy alberga a 500 profesionales trabajando en la consecución de remedios que pueden beneficiar a millones de personas. Es un bullir de investigadores de diversas nacionalidades —sobre todo españoles y mozambiqueños—, técnicos, encuestadores que recorren a diario la zona para actualizar el censo, coches todoterreno que llevan y traen a los científicos a Maputo. Su presencia marca a una región rural del décimo país más pobre del mundo: es la segunda empresa más grande de la zona, tras una compañía que recoge caña de azúcar, pero su impronta va más allá de los puestos de trabajo o del trajín que se congrega en torno al centro. [...]

Esta entrada fue publicada en Biosanitario, Calidad de vida, Sociosanitario y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.