Una investigación mejora algunos indicadores para evaluar la Gestión Forestal Sostenible

Bosque de ribera

Bosque de ribera. Foto: Jorge Martín.

El trabajo, que analiza las plantaciones de chopo, se centra en los parámetros relacionados con la sanidad forestal y la biodiversidad.

Según la Conferencia Ministerial de Helsinki de 1993, la Gestión Forestal Sostenible (GFS) es la administración y uso de los bosques en tal medida que mantengan su biodiversidad, productividad, capacidad de regeneración, vitalidad y su potencial de cumplir, ahora y en el futuro, funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes, a escala local, nacional y global, sin causar daño a otros ecosistemas. Existen diversos mecanismos para evaluar si un bosque sigue los criterios de la GFS, como es el caso de Forest Europe (Proceso paneuropeo para la protección de los bosques en Europa), basado en una serie de criterios e indicadores.

La pertinencia de estos indicadores fue criticada por algunos expertos, lo que llevó en 2003 a la puesta en marcha del proyecto europeo Fortee con entidades de Irlanda, Francia, Portugal y España. En el caso de España, participaron las regiones de Navarra, País Vasco, Galicia y Castilla y León, en concreto el actual Instituto Universitario de Investigación en Gestión Forestal Sostenible, ubicado en el Campus de Palencia de la Universidad de Valladolid.

En este marco inició las investigaciones de su tesis Jorge Martín, quien ha obtenido recientemente el premio a la mejor tesis doctoral que otorga la Sociedad Española de Ciencias Forestales (SECF). Su trabajo se ha centrado en analizar indicadores en torno a dos criterios: sanidad forestal y biodiversidad. Para ello ha muestreado diversas plantaciones de chopo y bosques de ribera de la provincia de Palencia y ha obtenido unos interesantes resultados que podrán ser incorporados a la evaluación de la GFS.

Respecto a la sanidad forestal, ha estudiado un indicador denominado transparencia de copa, un parámetro que mide la densidad de la copa del árbol que se ha evaluado tradicionalmente de forma visual. Para añadir objetividad a este indicador, ha implementado un software que emplea fotografías digitales para realizar el cálculo. “Se trata de un software llamado Croco que establece unos modelos de cálculo a través de un análisis digital de la imagen, utilizando algoritmos”, apunta. [...]

Vía DICYT. Autora: Cristina G. Pedraz.

Esta entrada fue publicada en Calidad de vida, Naturaleza y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.