Una levadura para hacer droga casera

Un equipo de científicos consigue dar el último paso hacia un microbio que fabrique morfina y otros opiáceos.

Un equipo de expertos en biología sintética ha desarrollado un microbio que podría hacerle sombra a muchas compañías farmacéuticas y asestarle un golpe mortal a los grandes traficantes de drogas. Se trata de una levadura similar a la que se usa para hacer pan o cerveza y que ha sido modificada genéticamente para transformar azúcar en opiáceos como la morfina o la codeína, la base de muchos fármacos contra el dolor. Hasta ahora, la única forma de producir estas sustancias y otras como la heroína era cultivando la planta del opio.

El Páis. Autor: Nuño Domínguez.

El logro es tan prometedor como peligroso, según los expertos. Por un lado abre la puerta a la producción de fármacos muy baratos y sin necesidad de plantas. Por otro puede inaugurar una nueva era en la que cualquier persona pueda producir derivados del opio caseros con un equipo de fermentación básico.

Esta nueva levadura es un hito de la llamada ingeniería metabólica. Su objetivo es conseguir que organismos fáciles de manipular genéticamente como las bacterias o las levaduras imiten los procesos bioquímicos que realizan las plantas para producir sustancias de alto interés. El mayor logro de la biología sintética en este campo probablemente ya ha salvado decenas de millones de vidas. Se trata del desarrollo de bacterias y levaduras que producen artemisinina, el principal fármaco contra la malaria, de forma segura y mucho más barata que el método tradicional de conseguirla, a partir de la planta Artemisia annua. Del mismo modo, varios equipos de científicos llevan años intentando reproducir en microbios los quince pasos químicos que realiza la planta de la adormidera. Varios de ellos ya se habían conseguido, aunque aún quedaban los primeros y más complicados. [...]

Esta entrada fue publicada en Biosanitario, Calidad de vida, Sociosanitario y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.