Una sonda revela la formación de los arrecifes de coral en el Cañón de Avilés

La sonda que ha estado fondeada a 860 metros de profundidad / Foto: IEO

La sonda que ha estado fondeada a 860 metros de profundidad / Foto: IEO

El buque ‘Ramón Margalef’ ha recuperado con éxito la plataforma científica submarina ‘Lander’, que durante un año ha estado fondeada a 860 metros de profundidad en aguas del Cañón de Avilés y ha permitido recabar datos científicos que certifican el modo de creación de arrecifes de corales de aguas frías en esa zona.

M. Menéndez / El Comercio

La plataforma cuenta con un sistema de sensores remotos que le permite medir las corrientes próximas al fondo, el contenido de partículas en suspensión que forman estos corales y la temperatura del agua, con el fin de saber si hay inversiones térmicas. Además, para estudiar el hábitat de estos arrecifes, la plataforma ha hecho fotografías en intervalos de un minuto.

Este equipo ya había sido fondeado con éxito en otros dos emplazamientos submarinos del Cañón de Avilés, pero en el tercero, en la zona de La Gaviera, no pudo ser recuperada. Por ello, permaneció en ese lugar durante un año y no fue hasta la actual campaña Indemares-Avilés 0412 cuando pudo ser rescatada. Y así fue gracias a la intervención del nuevo sumergible a control remoto Liropus2000 del Instituto Español de Oceanografía (IEO). Además, se comprobó que todas las sondas funcionaron, incluso, durante tres meses hasta que se les agotó la batería.

Esta entrada fue publicada en Naturaleza y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.